Enviar
Argentinos protestan por papeleras


Montevideo
EFE

Manifestantes argentinos en una decena de embarcaciones entraron ayer en aguas jurisdiccionales de Uruguay para protestar ante el presidente Tabaré Vázquez, que inauguraba la ampliación de un puerto por el que Botnia exportará su producción de celulosa.
Las lanchas sortearon la barrera de embarcaciones dispuestas por seguridad por la Armada uruguaya en el momento en que aterrizaba en el puerto de Nueva Palmira, en el río Uruguay, el helicóptero en el que llegó Vázquez para inaugurar las obras de ampliación de esa infraestructura.
Una fuente de la Presidencia uruguaya, que pidió no ser identificada, señaló que las autoridades de su país decidieron no "responder a las provocaciones" y no reprimir la entrada ilegal en sus aguas jurisdiccionales del río Uruguay, frontera entre ambos países.
Asimismo, indicó que no está previsto que el Gobierno presente ninguna reclamación o haga manifestación pública por este "ingreso".
Desde ese muelle se enviarán las exportaciones de celulosa que produzca la planta que la empresa finlandesa Botnia, cuya construcción está a punto de finalizar, cerca de la localidad uruguaya de Fray Bentos y que es el motivo del peor conflicto diplomático entre Argentina y Uruguay en décadas.
Con gritos de "piratas" y "cagones", los manifestantes de las lanchas, integrantes de la Asamblea Ambientalista de la ciudad argentina de Gualeguaychú, rechazaron la construcción de la planta, en la que Botnia ha invertido $1.200 millones, la mayor inversión individual de la historia del país.
Las lanchas deportivas se ubicaron en el río Uruguay (hito que sirve de frontera natural entre los dos países), en aguas jurisdiccionales argentinas, pero cuando el helicóptero de Vázquez aterrizó en el mismo muelle, sortearon la barrera de embarcaciones dispuesta por la Armada e ingresaron en aguas uruguayas.
Los manifestantes llegaron hasta pocos metros de la costa para protestar contra lo que consideran un delito medioambiental.
El helicóptero que transportó a Vázquez desde Montevideo pasó sobre las embarcaciones minutos antes de aterrizar.
Mientras un grupo de unos veinte uruguayos, que también se oponen a la construcción de la planta de celulosa, se concentraron en las puertas de puerto con carteles contrarios a Botnia, a la española Ence, que proyecta construir otra planta de celulosa en una zona próxima, y contra la empresa Isusa, proveedora de fertilizantes.

Ver comentarios