Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



GLOBAL


Argentina retira concesión de trenes tras accidente

Redacción La República [email protected] | Viernes 25 mayo, 2012



Argentina retira concesión de trenes tras accidente

El Gobierno argentino anunció ayer la rescisión del contrato de concesión de trenes a la empresa local Trenes de Buenos Aires (TBA), tres meses después del accidente ferroviario que dejó 51 muertos y puso sobre el tapete el pésimo estado del servicio.
La medida fue dispuesta por un decreto de la presidenta, Cristina Fernández, que quita a la compañía la explotación de las líneas Sarmiento y Mitre, que enlazan la provincia de Buenos Aires con la capital, a raíz del "deficiente estado de conservación y mantenimiento del material rodante y deterioro de la capacidad y calidad de los servicios prestados", indica la resolución.
El Gobierno había intervenido la compañía el pasado 28 de febrero, seis días después del accidente ocurrido en plena hora punta matinal, cuando un tren procedente de la localidad bonaerense de Moreno -en la línea Sarmiento- se empotró contra un andén de la estación Once, una de las tres más importantes de Buenos Aires.
El servicio de ambas líneas pasará a ser gestionado ahora por una "unidad operativa" integrada por las empresas Ferrovías y Metrovías, concesionarias de otros ramales, explicó el ministro argentino de Planificación, Julio de Vido, durante una rueda de prensa.
El funcionario aseguró que habrá inversiones para mejorar "en términos operativos" las dos líneas, por la que pasan unas 600.000 personas a diario.
"(Se hará) un proceso de inversión más profundo y agudo, que lleve a la calidad y seguridad del servicio que requiere quienes lo usen", afirmó.
Según el ministro, el Gobierno lleva invertidos en los últimos años unos $1.700 millones 0 en infraestructura del servicio ferroviario.
Precisó además que TBA recibió 250 multas por $15,6 millones durante la concesión.
"Los deudos de las víctimas (del accidente) buscan justicia y nos ponemos a disposición de la Justicia para avanzar en ese sentido", dijo De Vido en alusión a la investigación en curso para el esclarecimiento de la que fue una de las más graves tragedias ferroviarias que ha sufrido Argentina.
El siniestro ha puesto de manifiesto la precariedad del servicio ferroviario de cercanías, la negligencia política y la falta de control estatal sobre la gestión de la concesionaria.
Una pericia cuyos resultados fueron divulgados en abril pasado reveló que los frenos del tren accidentado funcionaban, salvo uno de emergencia, pero que había fallos en el mantenimiento de la formación que suponían un riesgo para la seguridad.
TBA es propiedad de los hermanos Claudio y Mario Cirigliano, que controlan uno de los grupos de transporte más poderosos del país y que han sido relacionados con funcionarios kirchneristas hoy investigados por corrupción, como Ricardo Jaime, secretario de Transportes del fallecido expresidente Néstor Kirchner, esposo y antecesor de la actual mandataria, Cristina Fernández.
Jaime fue una las 30 personas citadas a declarar por la Justicia en el marco de la investigación de la tragedia, al igual que el exsecretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, quien renunció poco después del siniestro, directivos de TBA y de organismos de control ferroviario.

Buenos Aires/EFE