Argentina enfrenta desplome del peso
El Gobierno argentino reducirá del 35% al 20% el impuesto que aplica a los billetes de avión y paquetes turísticos internacionales y a la compra con tarjetas de crédito en el extranjero. Xinhua/La República
Enviar

Argentina enfrenta desplome del peso

El Gobierno argentino logró ayer frenar el desplome del peso al anunciar por sorpresa que volverá a permitir a particulares adquirir divisa extranjera para el ahorro en función de los ingresos declarados, lo que en la práctica supone el levantamiento parcial del llamado "cepo al dólar".
El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, sorprendió a primera hora a los mercados al anunciar que, a partir del lunes, se levantarán parcialmente las restricciones cambiarias que comenzaron a aplicarse a partir de finales de 2011.


Además de permitir el ahorro en dólares previa autorización del Fisco argentino, el Gobierno reducirá del 35% al 20% el impuesto que aplica ahora a los billetes de avión y paquetes turísticos internacionales y a la compra con tarjetas de crédito en el extranjero.
El levantamiento parcial del "cepo al dólar" provocó un fuerte descenso de la cotización de la divisa estadounidense en los mercados de cambio informales, que cerró en 12 pesos por unidad, un 8,4% menos que el jueves, y redujo la brecha con la cotización oficial al 50%.
En el mercado oficial, el peso se situó este viernes en 8 unidades por dólar, mientras que la Bolsa de Buenos Aires acusó una caída superior al 3%.
El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, explicó que la flexibilización de las restricciones cambiarias pretende "dar certidumbre" tras la brusca devaluación del peso, que se ha depreciado un 17,47% frente a la divisa estadounidense en una semana.
Kicillof atribuyó la pérdida de valor de la moneda argentina a ataques especulativos y llegó a señalar al máximo ejecutivo de la filial argentina de la petrolera estadounidense Shell.
"Se vio que hay intereses muy fuertes atentando contra el proyecto económico", dijo el titular del Palacio de Hacienda.
"Ayer (jueves), sorpresivamente, (el dólar) estaba en 7,20 y hubo un pedido de compra de dólares por 8,40, y después se determinó que quien había pedido iba a pagar 8,70, que todos sabemos que fue Shell", acusó el ministro en declaraciones a Radio Continental.
La compañía estadounidense desmintió a Kicillof y aseguró que llevó a cabo operaciones "de rutina" realizadas "dentro del marco de la ley".
Tras alcanzar un valor máximo de 8,40 pesos por dólar, la moneda argentina moderó ayer su derrumbe y cerró a 7,75 por cada divisa estadounidense tras la inyección de cien millones de dólares del Banco Central de la República Argentina (BCRA) en el último momento.
Pese a la intervención del BCRA, la caída del peso registrada este jueves fue la mayor en un día desde 2002, cuando Argentina sufría una severa crisis económica que le obligó a abandonar la paridad con el dólar.
Según Dante Sica, economista de la consultora Abeceb, la devaluación se ha visto motivada por la pérdida de competitividad que sufría la economía argentina y por la caída de las reservas internacionales, que se sitúan en $29.263 millones, su nivel más bajo desde 2006.
Sica indicó que la depreciación del peso favorecerá las exportaciones, pero también tendrá un "impacto inflacionario" que se verá reflejado en un aumento de precios en el próximo trimestre.
Para el economista Carlos Melconian, la medida confirma el "fracaso" del "cepo al dólar" y pretende "atemperar un poco el problema central, que es de origen fiscal, financiado con emisión de moneda".

Buenos Aires/EFE

 


Ver comentarios