Enviar
Argentina desmiente denuncias comerciales

El canciller de Argentina, Héctor Timerman, remarcó ayer que "no hay ningún país" que pueda acusar al suyo de proteccionismo comercial, en respuesta a las denuncias de empresarios locales y extranjeros de que hay trabas al comercio.
"No hay ningún país del mundo que pueda acusar a Argentina de no permitir importaciones", dijo en una rueda de prensa sobre "la realidad" frente a "los intereses" en el comercio exterior argentino.
"Hay gente a la que le conviene tener una oficinita e importar en lugar de aportar a la economía real, a la industria nacional y darle trabajo a la gente", sostuvo Timerman luego de negar que falten materias primas y medicinas a causa de la política gubernamental.
Timerman expuso unas estadísticas según las cuales Argentina es el país que registró el mayor crecimiento de las importaciones dentro del G20 (países desarrollados y algunos emergentes), con un alza interanual del 39 por ciento en 2011.
De acuerdo con tales estadísticas, el año pasado Argentina fue el segundo país americano con mayor volumen de importaciones, solo superado por Colombia.
Desde febrero pasado, el Fisco argentino obliga a los importadores a avisar sobre sus compras antes de concretarlas, un sistema considerado proteccionista por empresarios locales y extranjeros.
El nuevo sistema de fiscalización, que está en sintonía con una política de sustitución de importaciones, ha sido motivo de roces con sectores empresariales de Brasil, Uruguay y Paraguay, los socios de Argentina en el Mercosur.
La Cámara Argentina de Importadores sostiene que hay unas 100.000 solicitudes de importación que permanecen frenadas por la Secretaría de Comercio a pesar de que tienen el visto bueno de la Aduana.
"Argentina avanza arriesgadamente rumbo al aislamiento comercial cuasi absoluto en esferas del Mercosur y el resto del mundo a juzgar por las primicias proteccionistas con que nos madruga día tras día", afirmó este lunes Alfonso González Núñez, líder del bloque paraguayo en el Parlamento del Mercosur.

Buenos Aires/EFE
Ver comentarios