Enviar
Argentina descarta reclamo sobre las Malvinas

El Reino Unido presentaría reclamaciones territoriales en torno al archipiélago, para anexionarse yacimientos de gas, petróleo y minerales

Buenos Aires - EFE

El gobierno argentino cree “no prosperará” en la ONU la posible reclamación del Reino Unido para ampliar su dominio en torno a las Islas Malvinas, por la que ambos países libraron una guerra en 1982, informó ayer la prensa local.
Según fuentes gubernamentales, el reglamento de la Comisión de la ONU sobre los Límites de la Plataforma Continental sostiene que no considerará ni calificará la presentación de un Estado en aquellas situaciones donde existan disputas de soberanía.
El Reino Unido ocupó las Malvinas en 1833 y desde ese año Argentina reclama la soberanía de las islas, que fueron disputadas en 1982 durante una guerra entre ambas naciones que causó 649 muertos en las filas argentinas, 255 en las británicas e implicó la ruptura de las relaciones diplomáticas, reanudadas en 1990.
El diario inglés The Guardian reveló este sábado que el Reino Unido se dispone a presentar reclamaciones territoriales sobre decenas de kilómetros cuadrados del océano Atlántico en torno a las Malvinas, lo cual fue confirmado por la Embajada de ese país en Buenos Aires, indicaron ayer los diarios argentinos Clarín y La Nación.
El objetivo del Reino Unido es anexionarse yacimientos de gas, petróleo y minerales potencialmente muy lucrativos, en torno al archipiélago, ubicado a 650 kilómetros de las costas argentinas, puntualizó el periódico inglés.
El portavoz de la sede diplomática local, Andrés Federman, ratificó que el Reino Unido está considerando la posibilidad de hacer una presentación ante la ONU, pero aclaró que aún “no hay ninguna decisión tomada”.
Sin embargo, el diario inglés señaló que Londres ha decidido acelerar la presentación de solicitudes ante la Comisión de la ONU sobre los Límites de la Plataforma Continental, para lo que tiene de plazo hasta mayo de 2009.
El vicecanciller argentino, Roberto García Moritán, explicó que “los países tienen que presentar sus informes técnicos antes de mayo del 2009”, pero “que lo presenten antes no da ningún derecho de ningún tipo” y, “es más, la experiencia indica que no da ventajas”.
Con el apoyo de datos geológicos y geofísicos, cualquier Estado puede delinear un nuevo límite exterior de su plataforma continental hasta 350 millas de la costa.
Gran Bretaña tiene ya una licencia para realizar prospecciones dentro del límite de las 200 millas, pero, según el periódico, podría querer extender ahora esa zona, aunque la ampliación reclamada no llegaría a las 350 millas, según explicó Chris Carleton, que dirige la división de la ley del mar en la Oficina Hidrográfica británica.
En 1965, la ONU exhortó a las dos partes a resolver la controversia mediante conversaciones directas entre ambos países, pero Londres se ha negado a ello hasta ahora.
Ver comentarios