Enviar
Jueves 22 Abril, 2010

ARESEP versus SUTEL

El pasado jueves 15 de abril y al calor del enfrentamiento entre la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos y la Superintendencia de Telecomunicaciones, se publicó la modificación al Reglamento Interno de Organización y Funcionamiento de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos y sus Organos Desconcentrados, en donde se adiciona un nuevo capítulo, que corresponde a la organización de la Superintendencia de Telecomunicaciones; valga recordar aquí que la obligación legal que pesaba sobre la junta directiva de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos era la de dictar un reglamento independiente, cuyo nombre y contenido, la ley 8642 expresamente indicó, que debería denominarse “Reglamento Interior de la Superintendencia de Telecomunicaciones” y que como correspondía, era de esperar que regulara la organización de este órgano de desconcentración máxima, dotándole de las dependencias necesarias que la industria y los usuarios requieren para un óptimo servicio público, sin embargo, la normativa que finalmente se dictó no cumplió tan siquiera con la denominación ordenada en la Ley General de Telecomunicaciones y en cuanto a contenido, que es lo más grave, hace de la SUTEL una simple dependencia administrativa más de la ARESEP, que ni siquiera es capaz de contar dentro de su organización con dependencias como: Servicios Jurídicos especializados, Auditoría, Secretaría de Junta Directiva, Dirección de Recursos Humanos, Entrenamiento, Relaciones Internacionales (UIT-CITEL). Este triste enfrentamiento, tendrá consecuencias en el quehacer de la organización reguladora de mayor importancia en el campo de la tecnología para el país; las personas pasan pero las instituciones quedan, y desde esa perspectiva no es conveniente minar la independencia reguladora de una entidad que está llamada a cumplir un rol central en la apertura del mercado de telecomunicaciones de Costa Rica. Este enfrentamiento insulso, llena de suspicacias el ambiente y provoca una pérdida de confianza en el inversionista en cuanto a la seguridad jurídica que puede ofrecer nuestro país.
La independencia de la entidad reguladora está a prueba por la captura que ha hecho la ARESEP de la SUTEL.
La valoración que se tenga de cada uno de los intendentes de la Superintendencia de Telecomunicaciones no debe condenar a la organización como tal. La junta directiva de la Autoridad Reguladora le debe una explicación al país.

Juan Manuel Campos
Abogado de Ciberregulación