Enviar
Martes 16 Julio, 2013

Dos exdirectivos de la ARESEP renunciaron hace más de un año y medio (19 meses) y su informe de gestión es motivo, nuevamente, de una nota de prensa reciclada


ARESEP sigue la ley

El artículo publicado el 15 de julio, escrito por Fabio Parreaguirre es falaz y nuevamente este periódico intenta dañar la imagen de la ARESEP, sin siquiera seguir las normas mínimas del periodismo, como son: consultar a la fuente, y que la información que se difunda sea veraz, objetiva, actual y novedosa.
Ante esta situación, la ARESEP hace uso del derecho de respuesta en vista que el citado documento desinforma a la ciudadanía.
La ley 7593 de la ARESEP, en los artículos 30 y 31 se refiere a las fijaciones de tarifas. Para hacer estas fijaciones se dispone de dos modalidades: la ordinaria y la extraordinaria.
Esto ha sido discutido y analizado por diferentes instancias legales como la Procuraduría General de la República, Poder Judicial y hasta la Sala Constitucional.
En todas esas instancias se validaron las actuaciones de la ARESEP, y la aplicación de las metodologías, apegadas al marco legal.
Desde que se creó la ARESEP se fijan tarifas extraordinarias, para garantizar el equilibrio financiero de las empresas y la prestación del servicio público. Las metodologías definen las variables que se consideran en el modelo y el momento en que estas se activan.
Dos exdirectivos de la ARESEP renunciaron hace más de un año y medio (19 meses) y su informe de gestión es motivo, nuevamente, de una nota de prensa reciclada. El reciclaje de noticias que hace el periodista Parreaguirre denota desidia por investigar hechos actuales que constituyan noticia.
Detrás de esta campaña de desprestigio contra la ARESEP están grupos con intereses empresariales muy específicos que juegan un doble papel: por un lado son asesores de empresas y por otro, se encubren con una organización dizque a favor de los usuarios. Lamentablemente, estos grupos han establecido alianzas con enemigos de la ARESEP y de la regulación de los servicios públicos. ¡Ojalá los periodistas fueran más acuciosos con sus fuentes informativas!

Ana Carolina Mora R.
Periodista
Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos