Araya duplicaría aporte de cogeneradoras
Bajo un nuevo gobierno liberacionista, las empresas privadas venderían al ICE hasta un 30% de la energía que consume el país, de acuerdo con Johnny Araya, aspirante de ese partido. Archivo/La República
Enviar

Sector privado abastecería un 30% del mercado nacional

Araya duplicaría aporte de cogeneradoras

 Impulsará proyecto en el Congreso

Para bajar el elevado costo de la electricidad que pagan miles de hogares y empresas, Johnny Araya, candidato por el Partido Liberación Nacional (PLN), planea aumentar la participación privada en la generación de energía.

201311202310320.n33.jpg
De esta forma, duplicaría el tope de las cogeneradoras, hasta alcanzar un 30% de la electricidad que se requiere para abastecer el mercado nacional.
Asimismo, Araya está a favor de aumentar el tamaño de las empresas privadas, con el objetivo de que estas produzcan la energía que en estos momentos el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) no puede generar a bajo costo.
La idea de Araya es que el ICE se mantenga como el principal actor en el mercado energético, pero sin afectar el bolsillo de los costarricenses.
De acuerdo con los cálculos hechos por el equipo de campaña verdiblanco, al flexibilizar el tope de generación de las cogeneradoras, el ICE no tendría que comprar combustible para satisfacer el mercado nacional, por lo que los costarricenses sentirían un alivio en el recibo que pagan a final de mes.
“Uno de nuestros desafíos más grandes es producir energía limpia a bajo costo y eso no es nada fácil, pues todos los proyectos hidroeléctricos son de mediano y largo plazo. Bajo esa premisa, estamos en la obligación de flexibilizar la participación del sector privado a por lo menos un 30% de la demanda nacional”, expresó Araya.
La energía eléctrica es uno de los temas que más preocupan a las familias y a los empresarios.
Esto, porque en los últimos seis años su costo ha aumentado en un 100%, lo cual limita el gasto de los núcleos familiares y al mismo tiempo, afecta la competitividad del país, de acuerdo con lo señalado por el INEC.
Desde hace más de una década el país debate en la Asamblea Legislativa el papel de las cogeneradoras privadas.
Sin embargo, la oposición de grupos como el Partido Acción Ciudadana y el Frente Amplio, ha evitado que se suelten las amarras al sector privado.
Por ejemplo, a inicios de esta administración, Laura Chinchilla, presidenta de la República, presentó un plan de contingencia para evitar futuros apagones, sin embargo, el proyecto quedó enterrado en el fango legislativo por la oposición de legisladores de oposición.
En ese sentido, Araya pretende fomentar un diálogo nacional sobre el costo de oportunidad que se está pagando por no soltar las amarras a la cogeneradoras y de esta forma, evitar que este problema se prolongue más.
La decisión de flexibilizar el papel de las cogeneradoras se da en momentos en que el ICE está desarrollando el proyecto hidroeléctrico Diquís en la Zona Sur, el cual le permitiría satisfacer la demanda nacional una vez que entre en operación, gracias a sus 630 megawatts.
Sin embargo, el inicio de su funcionamiento podría sufrir nuevos atrasos, pues los indígenas de la zona se oponen al proyecto y han presentado varios recursos legales, entre los que se encuentra la obligatoriedad de realizar una consulta popular entre los vecinos del lugar.


Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios