Aranceles de EE.UU. a metales afectarían más a Canadá que a México
Enviar

Canadá tiene más que perder entre los socios del TLCAN si Donald Trump sigue adelante con los planes de imponer aranceles al acero y al aluminio de sus vecinos.

Las exportaciones canadienses y mexicanas de los dos metales, junto con el hierro y productos relacionados a Estados Unidos ascendieron a $24.600 millones en 2017, un nivel superado solo dos veces antes, según datos estadounidenses que datan desde 1996. Pero el saldo está inclinado: el 71% de esas importaciones estadounidenses provino de Canadá.

Los principales productores de acero del norte del país son ArcelorMittal Dofasco, propiedad de ArcelorMittal, con sede en Luxemburgo; Algoma, propiedad de Essar Global Fund, de propiedad privada; y Stelco Holdings, propiedad mayoritaria de Bedrock Industries con sede en Nueva York.

Rio Tinto, con sede en Londres y que envía más de 1,4 millones de toneladas métricas de aluminio a Estados Unidos anualmente desde Canadá, dijo la semana pasada que continuaría presionando por una exención dado el mercado altamente integrado de Canadá y Estados Unidos para automóviles y otros productos manufacturados.

Stelco subía un 2% en la sesión en Toronto, mientras que ArcelorMittal perdía un 0,8%.
Canadá, la principal fuente de importaciones de acero de Estados Unidos y principal comprador de las exportaciones estadounidenses de acero, ha amenazado con tomar represalias y continúa presionando por una exención.

Si bien la Casa Blanca ha señalado que ciertos sectores podrían ser excluidos de las tarifas, Trump tuiteó el lunes que solo eximiría a Canadá y México si obtiene un acuerdo “nuevo y justo” en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, tiene programado reunirse en privado con Robert Lighthizer, representante de Comercio de Estados Unidos, en Ciudad de México el lunes, antes de hacer una declaración pública conjunta con Ildefonso Guajardo, ministro de Economía mexicano.

Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, se encuentra entre los que instan a Trump a retroceder en sus planes de imponer aranceles y la industria canadiense llamó a Freeland a seguir presionando por lo mismo.
“Creo que tenemos que seguir presionando para obtener una exención”, dijo Joseph Galimberti, presidente de la Asociación Canadiense de Productores de Acero, en una entrevista el lunes.


Ver comentarios