Arabia Saudita endurece su postura sobre precio del petróleo
Alexander Novak, (izquierda) representante del ministerio de energía de Rusia, Khalid Al-Falih, del ministerio de energía e industria en Arabia Saudi y Mohammed Barkindo, secretario general de la OPEC (derecha). Bloomberg/ La República
Enviar

Durante décadas, Arabia Saudita fue la voz de la moderación dentro de la Organización de Países
Exportadores de Petróleo (OPEP), haciendo el contrapeso a la presión de miembros como
Venezuela e Irán por mayores precios del crudo. Los roles parecen estar cambiando.

Gracias a los recortes de producción de la OPEP, los precios del petróleo duplican el nivel
registrado hace dos años y los inflados inventarios casi han vuelto a la normalidad. Sin embargo, el
ministro de Energía saudita, Khalid Al-Falih, quiere ir más allá.

Los productores deberían mantener los recortes todo el año, incluso si eso provoca una pequeña
escasez de suministro, dijo Al-Falih. “Si tenemos que cambiar un poco el balance del mercado,
entonces que así sea”, dijo a reporteros en Riad la semana pasada.

El cambio de postura refleja la presión sin precedentes que enfrenta Arabia Saudita, mientras el
príncipe heredero, Mohammed Bin Salman, se embarca en un programa de reformas económicas
estructurales, que incluye la posible salida a bolsa récord de su empresa de petróleo estatal.

“Si uno es Mohammed Bin Salman, y está tratando de reinventar radicalmente su país”, entonces
“se necesita un cierto precio (del petróleo) para que esto funcione”, dijo Helima Croft, jefa de
estrategia de materias primas en RBC Capital Markets LLC.

Al-Falih, que antes se había mostrado satisfecho con un petróleo a $60 por barril, ahora apunta a
$70 como nivel al que debería comercializarse el crudo, según una persona conocedora del tema,
quien pidió no ser identificada por el carácter privado de la información.

Cambio de objetivos

Los mayores precios del petróleo deberían ayudar a asegurar una valoración de Saudi Aramco
cercana a los $2 billones, tal como lo prevé el príncipe Mohammed, una cifra que algunos analistas
consideran poco realista.

Los ingresos adicionales permitirían también una reducción más gradual de los generosos
subsidios y los empleos en el sector público que sostienen a la economía saudita. A medida que los
precios repuntaron, el príncipe Mohammed ya dio marcha atrás a algunas medidas de austeridad
ante las muestras de descontento el mes pasado, renovando subsidios estatales, a medida que
trata de lograr el apoyo popular para reformas de largo plazo.

Los sauditas están buscando “un precio puente, en el que la gente se sienta conforme con
reformas más profundas”, dijo Croft de RBC. “Si se está dispuesto a iniciar una revolución en el
país, y sacudir los cimientos, ¿se quiere realmente un precio del petróleo de $27?”.


Ver comentarios