Logo La República

Jueves, 22 de octubre de 2020



FORO DE LECTORES


Apuntes económicos y Covid-19

Manuel Zúñiga García [email protected] | Miércoles 15 abril, 2020

xx

La pandemia del covid (C-19), se ensañó contra la población mundial de manera frontal e invasiva y le propinó una fulminante reducción a las revoluciones del motor de la economía mundial, dejándola caminando inercialmente y arrimándola a la recesión.

Su contagio multiplicativo confinó a la población en los hogares, arrancándoles sus trabajos. Al bajar la empleabilidad, se aminora o se corta la entrada de ingresos, reprime el consumo, la rotación de inventarios de las empresas baja o se traba y el aparato productivo empieza a boquear a riesgo de noquearlo.

Cuando la economía costarricense mejoraba su ritmo, apareció el C-19 y crucificó la “reactivación” de Zapote. Así, la actividad turística se declaró en temporada cero y los negocios de comidas cerraron por miles. Ya la desaceleración interna venía explicando el cierre de comercios, pero el C-19 no les dio largas, de una vez, los dejó en la lona. El sector financiero viene cerrando sucursales.

La merma de la economía mundial, demandará en general, menos exportaciones costarricenses elaboradas dentro y fuera de zona franca (preliminarmente, el flujo global de inversión directa caerá 40%). La pérdida de trabajos, la reducción de jornada y la suspensión temporal de contratos, cercenan y reducen los ingresos familiares, ante lo cual el gasto casero se recompondrá, priorizando entre alimentación, vivienda, créditos, transporte etc.

El gobierno maneja tres escenarios de desempleo: 365 mil, 565 mil y 700 mil (además restará ingresos a la Caja, por menores contribuciones). Si el C-19 se extiende más de lo esperado, probablemente, veremos algunas migraciones. A quienes regularmente sus ingresos les permitían acudir a servicios de salud privados, podrían migrar hacia la salud pública. Quienes acudían a la educación primaria y secundaria privadas, eventualmente, migrarán a la educación pública (veremos si el deterioro de los ingresos, causará deserción al reanudarse el curso lectivo; ojalá no). Ambos servicios al ser más demandados, absorberán más presupuesto público. En algunas familias, con tal de allegarse dinero, el segundo vehículo tal vez migre al mercado de usados. Lo mismo con inmuebles tipo casas, lotes, apartamentos, oficinas, etc.

En el sistema financiero, veremos si las carteras de crédito al día se mantienen o alguna porción migrará hacia categorías de atraso. Para esto dos antídotos: menores tasas y arreglos de pago, si no, vendrán atrasos e impago y la ejecución de garantías como pandemia colateral.

La institucionalidad pública ha mostrado capacidad de respuesta a pesar de sus limitaciones: el personal de la Caja en pie, la Fanal proveyendo alcohol, el CNP abasteciendo alimentos gracias a los agricultores, Correos distribuyendo y las escuelas repartiendo diarios. El Tránsito y la Policía haciendo cumplir las restricciones, la Cruz Roja, la Comisión Nacional de Emergencia y los recolectores de basura haciendo lo propio, el ICE sosteniendo energía, comunicaciones y junto con Bomberos, constructoras privadas y personas voluntarias, acondicionaron el Cenare como centro especializado para la atención de pacientes. Aplausos !

Empero, esto no exime al Estado de someterse a una introspección de cara al futuro, para mejorar su funcionamiento haciéndolo más eficiente en el uso de los recursos para lograr sus objetivos.

Una vez controlado el C-19, algunas vías de recuperación. La economía está secuestrada por los trámites. Para normalizar la empleabilidad deben minimizarse los trámites para el registro de emprendimientos. Se dice de lo caro del país. Como que los precios son altos y andan en una burbuja. Luego del C-19 vendrá un reseteo de precios, esa burbuja reventará y para recuperar tanto la actividad comercial como el consumo, los precios deberán bajar a insumo de omelette (bienes, servicios, terrenos, alquileres, comisiones, etc.).

La recuperación requerirá energía limpia. La parrilla energética debe diversificarse para minimizar costos. Debe generalizarse la energía solar, ampliar la extracción de geotermia y con dos océanos es impostergable instalar parques eólicos. La explotación sostenible de oro, de recursos marinos e intensificar la industria médica desde el alcohol y derivados hasta equipo e instrumentos. También, ampliar la digitalización de procesos públicos y privados (verbigracia, Estonia). Compatriotas, quedémonos en casa porque si no, el C-19 nos caza.

Manuel Zúñga

Economista

[email protected]






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.