Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



GLOBAL


Apuestas a un impago de Venezuela suben en medio de turbulencia

Bloomberg | Lunes 05 junio, 2017

La oposición venezolana ha estado tratando de presionar a los bancos de Wall Street, para que se abstengan de financiar al Gobierno. Bloomberg/La República


Las apuestas a un impago de Venezuela están aumentando en medio de las protestas contra el Gobierno que han dejado más de 50 muertos.

La probabilidad implícita de que el país incumpla un pago durante los próximos 12 meses subió al 52% del 50% a finales de abril, de acuerdo con datos de permutas de riesgo crediticio. Las probabilidades de un evento crediticio durante los próximos cinco años aumentaron al 88% en mayo.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, que ha enfrentado casi dos meses de protestas contra el Gobierno, ha reducido drásticamente las importaciones de alimentos y medicamentos para conservar el dinero necesario para pagar a los tenedores de bonos en medio de la disminución de la producción de petróleo y las reservas internacionales cerca de un mínimo de 15 años.

La estatal Petróleos de Venezuela SA ha utilizado un periodo de gracia antes de realizar un pago de $135 millones de los cupones de sus bonos a 2026.

El Gobierno, sin embargo, recibió un salvavidas. The Wall Street Journal informó que la división de administración de activos de Goldman Sachs Group Inc. pagó cerca de $865 millones, o 31 centavos por dólar, por los bonos emitidos por la petrolera estatal PDVSA y mantenidos por el banco central, mientras que la rama de negociación de Nomura Holdings Inc. pagó cerca de $30 millones.

El acuerdo enfureció a la oposición, que ha estado tratando de presionar a los bancos de Wall Street durante meses para que se abstengan de financiar al Gobierno.

La moralidad de invertir en la deuda del país también enfrenta un renovado escrutinio. El economista de la Universidad de Harvard Ricardo Hausmann instó a JPMorgan Chase & Co. a retirar a Venezuela de sus índices de bonos para que los inversores cuyas carteras siguen los indicadores no se vean obligados a comprar bonos emitidos por un gobierno acusado de violaciones a los derechos humanos.
Venezuela enfrenta pagos de capital e intereses de más de $5 mil millones el resto del año, aunque no se deben pagar grandes cantidades antes de octubre.