Aprueban tres ejes para reforma educativa chilena
La Cámara de Diputados de Chile aprobó el proyecto de ley que busca terminar con el copago, la selección y el lucro en la educación.AFP/La República
Enviar

Aprueban tres ejes para reforma educativa chilena

La Cámara de Diputados de Chile aprobó ayer en general el proyecto de ley que busca terminar con el copago, la selección y el lucro, tres ejes fundamentales de la reforma educativa impulsada por la presidenta Michelle Bachelet.
La reforma a la educación, orientada a mejorar su calidad y otorgar gratuidad en todos su niveles, es una de las grandes promesas de Bachelet e intenta recoger las demandas planteadas masivamente por los estudiantes chilenos desde 2011.


Sin embargo, los jóvenes no están conformes con estas iniciativas, entre otras razones, porque creen que se han diseñado a sus espaldas y que no rompen drásticamente con el modelo vigente.
La reforma, que busca mejorar la calidad de la enseñanza y garantizar su gratuidad en todos sus niveles, también ha sido objeto de críticas por parte de dirigentes de la propia Nueva Mayoría, principalmente de la Democracia Cristiana, el mayor partido del bloque.
No obstante, el Gobierno salió airoso en los primeros tres proyectos de ley orientados a reformar la educación chilena, que se centran en el fin del copago por parte de los padres en establecimientos que perciben subvención estatal; así como en la eliminación del lucro y de los procesos de selección en todos los colegios.
A la jornada de este martes asistieron el ministro de Educación Nicolás Eyzaguirre, la subsecretaria de la cartera, Valentina Quiroga y el secretario ejecutivo de la reforma, Andrés Palma.
La presidenta ha expresado que su objetivo es que los estudiantes que ingresen a la universidad en 2016 puedan estudiar gratis, un año antes que la fecha prevista en la reforma educativa que impulsa su gobierno.
Sin embargo, éstos siguen escépticos antes los anuncios y jóvenes secundarios, universitarios y profesores chilenos han convocado a una movilización nacional para el 21 de agosto, en demanda de definiciones más concretas sobre la reforma al sistema de educación que promueve el Gobierno.
"Hoy más que nunca es fundamental que los actores sociales tengan una postura firme para acabar así con la educación de mercado y velar por un sistema público eficiente", dijo Melissa Sepúlveda a los periodistas, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), al realizar el llamado a la protesta.
Para la reforma educativa, el gobierno busca financiar una subida de impuestos que aumente en 8.200 millones de dólares la recaudación impositiva, con un alza del impuesto a las empresas de un 20 a un 27 %.

Santiago de Chile/EFE

 


Ver comentarios