Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Aprovechemos la conectividad

| Martes 25 septiembre, 2012




La nueva conectividad cambia la vida en muchos sentidos, pero quizás a lo que más debe ponerse atención es al tipo de beneficios que esto deberá traer a la educación

Aprovechemos la conectividad

Al ser un país de reciente apertura en telecomunicaciones, como resultado de la firma de tratados de libre comercio, Costa Rica tiene ya una importante competitividad interna, que le significa ocupar el segundo lugar en ese sentido en Latinoamérica.
Siendo el ICE el operador dominante, existen en la actualidad cinco empresas más que utilizan redes inalámbricas para llevar conectividad web a sus clientes.
A pesar de los costos que implica cubrir con líneas fijas, el ICE había hecho ya una enorme tarea en ese sentido para llevar ese servicio de telefonía a casi todos los rincones del territorio nacional.
Ahora, con la opción de las redes inalámbricas, que ampliarán las posibilidades de uso de teléfonos o equipos de cómputo, se da un nuevo paso para la población costarricense de valerse de estos importantes instrumentos para facilitar su vida, suponemos que a menores costos y, cabe esperar, para mejorar en todos los sentidos ya que son estas nuevas tecnologías valiosas herramientas para estudio e investigación.
Es decir, el derecho a conectarse de forma rentable, pagando por ello pero sin que el precio sea muy caro y haciendo el mejor uso de todo esto.
La nueva conectividad cambia la vida en muchos sentidos, pero quizás el aspecto al cual deberemos poner mayor atención sea el tipo de beneficios que esto debería traer en materia de educación.
Deberemos verificar, medir, en qué mejoraremos. Es decir, para qué podremos utilizar este nuevo acceso a la conectividad web.
Lo deseable sería, entre otras cosas, que la disponibilidad de utilizar Internet mediante una computadora, un teléfono inteligente u otros, sirviera como herramienta fundamental para la educación.
Es decir, no solo para obtener información, cuya calidad es necesario siempre verificar, sino para otros múltiples usos como clases que se estén impartiendo en otro sitio en tiempo real, el acceso a los mejores profesores mediante vídeos o textos y en general, abrir el panorama a los estudiantes, para lo cual, una vez que cuentan con la tecnología, solo habrá que enseñarles a aprender, al tiempo que tomen conciencia de ciertos peligros que en ella pueden existir, al igual que en la vida real.
Así, y con programas de banda ancha para llevar esta conectividad a las zonas rurales, Costa Rica estaría avanzando y dando sentido a los nuevos instrumentos tecnológicos.
Objeto de otra reflexión es, claro, la necesidad que tenemos de actualizar la legislación para regular y controlar el nuevo mundo virtual.