Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Aprender a avanzar con los cambios

| Lunes 07 marzo, 2011




Estudiar las características del consumo ayuda a conocer las necesidades a las cuales está dando prioridad la población. Satisfacerlas proporcionará mayor impulso al motor económico

Aprender a avanzar con los cambios

Los costarricenses parecen un poco más dispuestos a gastar, dice una nota de este medio el viernes anterior, y esto se debe a que hay un menor desempleo al esperado en este momento.
Se ha notado una mejoría en la capacidad de compra de bienes como casas o automóviles, entre noviembre del año pasado y hoy. Un síntoma que pareciera indicar también que los ticos se deciden a gastar más pero prioritariamente en bienes duraderos.
Un dato digno de tomarse en cuenta en un momento en el cual el mercado invita a un alto consumo de objetos diversos que son superados por la tecnología en muy corto plazo, provocando al consumidor a gastar para ponerse al día.
Al no ver que siguiera bajando el desempleo, los costarricenses probablemente consideran que esa tendencia continuará mejorando cada día. A esto quizás contribuya la obra pública realizada por el gobierno o la estabilidad en el tipo de cambio. También los esfuerzos de la empresa privada por seguir adelante.
Sin embargo, pareciera que la prudencia mueve el gasto en la dirección de invertir en bienes como una casa, algo que necesita todo el mundo y a lo cual no tenía acceso en general, desde hace mucho tiempo, la clase media nacional, por ejemplo, además de los pobres.
Por otra parte, es comprensible que las características diferentes de la actual crisis económica quizás provoquen cambios en la conducta del consumidor.
Recordemos que aquella se acompaña de otras crisis como la del cambio climático, que obliga a readecuar los sistemas productivos y más recientemente la inestabilidad de sociedades carentes de democracia cuyos pueblos decidieron luchar por ella.
Estos cambios son bastante impredecibles y provocarán reacomodos que han de generar modificaciones en la conducta humana.
Costa Rica debe aprender a mover hacia delante su economía a pesar de las circunstancias. Estudiar las características del consumo puede ayudar al conocimiento de las principales necesidades a las cuales está dando prioridad la población. Satisfacerlas proporcionará mayor impulso al motor económico.
Vivimos un tiempo que obliga a pensar, más que en estabilidad, en movimiento continuo. Depende de nosotros que este sea hacia delante y mejorando.