Enviar
En el cierre de la VI Cumbre de las Américas
Apoyo a Cuba pero sin declaración


La VI Cumbre de la Américas concluyó en Cartagena de Indias con el apoyo latinoamericano para que Cuba esté presente en la próxima cita continental, pero sin declaración final, por falta de consenso sobre éste y otros temas.
Este encuentros de claros y sombras fue calificada por el anfitrión, Juan Manuel Santos, presidente colombiano, como la “del diálogo y la sinceridad”, mientras que, Felipe Calderón, su colega mexicano la consideró “un éxito”.
Enuedas de prensa al término de la cumbre, Santos y Calderón achacaron los a su juicio favorables resultados a que no se vetaron los temas, lo que permitió contrastar ideas y opiniones entre los líderes del continente, incluido Barack Obama, presidente de Estados Unidos.
Por eso consideraron secundario que no se emitiera una declaración final. Y es que en esta cumbre se abrió por primera vez un debate oficial sobre temas políticos sensibles.
Entre ellos estuvo la inclusión de Cuba en las próximas citas: “la mayoría de los países apoya la participación de Cuba en el proceso de Cumbres de las Américas”, anunció Santos, para después aclarar que la cita cartagenera sin declaración final “porque precisamente no hay consenso” sobre este tema.
Y es que Estados Unidos insiste en que la isla caribeña no cumple los requisitos democráticos, por lo que el problema se trasladará al Gobierno panameño, que organizará la siguiente cumbre en 2015.
Estados Unidos dará la bienvenida a una Cuba “libre” en próximas Cumbres de las Américas, dijo Barack Obama al reiterar que ese país todavía “no se ha movido hacia la democracia” y el respeto a los derechos humanos.
Tampoco hubo consenso sobre las Malvinas, sólo el apoyo a una “salida dialogada” al contencioso por la soberanía de esas islas que reclama Argentina, pero está en manos del Reino Unido.
El anfitrión incluso recibió una queja de Cristina Fernández, presidenta argentina, por no haber hecho alusión a las Malvinas en su discurso de inauguración de la cumbre, cuando sí citó a Cuba y al problema de las drogas, el tercer tema sensible del cónclave.
Fernández abandonó la cumbre antes de la clausura, sin acudir al “retiro” de gobernantes; tampoco asistió el sábado a la cena de gala que ofreció Santos a sus invitados, lo que hizo entrever que la argentina estaba molesta por cómo se había tratado el tema de Malvinas en Cartagena.
Pero Santos insistió durante la rueda de prensa posterior a la cumbre que Fernández le había comunicado “que tenía que volver pronto” a Buenos Aires por una serie de problemas en su país.
De la cita cartagenera sí salieron algunos compromisos y tres comunicados.
El resultado más concreto fue el mandato que recibió la Organización de Estados Americanos (OEA) para analizar un replanteamiento de la lucha contra el narcotráfico en busca de una mayor eficacia, después de 40 años de guerra frontal.

Cartagena
EFE


Ver comentarios