Enviar
Martes 27 Marzo, 2018

Apoyo integral a la innovación y el emprendimiento, una tarea pendiente del próximo presidente

El próximo domingo 1° de abril Costa Rica elige nuevo presidente, ante este panorama se vuelve necesario dirigirle un mensaje, sin importar quien gane las elecciones.

Costa Rica está haciendo esfuerzos por unirse a un club muy selecto de países a nivel mundial que es la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y aunque el gobierno hace publicaciones constantes sobre en cuáles estándares el país ha ido cumpliendo poco a poco con el objetivo de formar parte de este organismo, surge una pregunta fundamental asociada a la innovación y esta es: ¿Qué esfuerzos está realizando el país para mejorar en términos de apoyo a la innovación y en mejorar la generación de mecanismos financieros claves para impulsar el emprendimiento?

En el informe que emitió la OCDE en su revisión de políticas de innovación en 2017 para Costa Rica se señala una amplia brecha entre las empresas del ámbito local y las empresas exportadoras transnacionales (sobre todo en zonas francas) en términos de sus capacidades innovativas para acceder y adoptar nuevas tecnologías, lo que sin duda refleja que hay una tarea pendiente para centrar los esfuerzos en el desarrollo de la industria local, por medio de la economía del conocimiento y la tecnología.

Por otro lado, de acuerdo con el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) de 2014, la actividad emprendedora había decrecido un 35% desde el año 2012. Una causa a la que se le puede atribuir lo anterior es a la dificultad de obtener financiamiento y la dispersión en la que aún se encuentran los pocos fondos que existen para la innovación (esto también lo señaló la OCDE en 2017). Cabe destacar que la pasada campaña electoral tuvo prácticamente total ausencia de este tema en los debates y esto es preocupante en un país que aspira algún día a codear su economía con la de Corea del Sur o la de Reino Unido (países que también son miembros de la OCDE).

El GEM también reveló que en Latinoamérica uno de los motivos más citado para descontinuar un emprendimiento han sido los problemas económicos (cerca de un 60% de los encuestados), razón que podría estar asociada a la débil estructura financiera para promover la innovación. Lo anterior en contraste con aquellos países que ya son miembros de la OCDE, donde el problema del financiamiento fue el menos reportado, esto particularmente porque en estos países el marco de finanzas para emprendedores presenta mucho mayor desarrollo.

La cultura de poner capital de riesgo en Costa Rica está aún incipiente y aunque la incertidumbre es un factor en constante consideración, recientemente un grupo pequeñas empresas en Costa Rica lanzaron un proyecto para crear una moneda virtual llamada mango, la cual se respaldará de acuerdo con el valor que generan las compañías pertenecientes al portafolio de startups de la aceleradora ParqueTec. Este tipo de iniciativas son a las que el próximo gobierno debería poner atención; para encontrar maneras de apoyarlas y brindarles facilidades para su rápido desarrollo.

Sin embargo, el próximo presidente tampoco debería olvidarse de programas que ya existen en el MEIC y en el MICIT (ministerio que por cierto tiene apenas el 0,5% del presupuesto anual del gobierno), así como reforzar y/o desarrollar programas para capital semilla, incubadoras de negocios e incentivar a la empresa privada a destinar fondos para capital de riesgo, I+D+i, que eventualmente puedan deducir del impuesto que pagan anualmente.

José Luis Rodríguez Sibaja
Licenciado en Ingeniería Informática con Énfasis en Gerencia y estudiante de la Maestría en Gestión la Innovación Tecnológica de la Universidad Nacional de Costa Rica