Enviar
Por ley, la reasignación de frecuencias debió estar lista en mayo, pero a la fecha proceso no ha concluido
Apertura en telefonía celular avanza a baja velocidad
De haberse dado este año el ingreso de competidores habría generado unos 4 mil empleos e inversiones por $2 mil millones

En momentos en que la tecnología demanda mayor ancho de banda para trabajar a prisa, la apertura del mercado celular avanza a baja velocidad.
Al analizar el cronograma sobre el progreso que muestra ese proceso, se encuentra que existe un atraso de tres meses.
De no apurar el paso será difícil cumplir la meta del Poder Ejecutivo de contar con cuatr
o empresas de telefonía móvil operando en el país para mayo próximo.
La incursión de conglomerados dedicados al mercado de telefonía móvil sería vital para reactivar la economía, pues se estima que abrirá entre 6 mil y 8 mil empleos.
Además las estimaciones más conservadoras apuntan a que la apertura atraerá entre $1.800 millones y $2 mil millones de inversión.
El atraso es compartido entre la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) y el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (Minaet).
La Sutel, porque entregó con un mes de retraso, con relación al cronograma original, el informe sobre las frecuencias del espectro radioeléctrico que está en uso.
Ese documento debió estar listo en abril; sin embargo, no se presentó hasta el 15 de mayo.
Por su parte, el Minaet aún no ha presentado el estudio sobre la reasignación que se debe hacer de esas frecuencias y que se le encomendó en un principio tenerlo listo en mayo.
El informe pendiente es de gran importancia pues define qué espacios del espectr
o están disponibles para darlos en concesión a las empresas interesadas en incursionar en el país.
El espectro radioeléctrico es el espacio utilizado para enviar comunicaciones inalámbricas, tal es el caso de las señales de telefonía celular.
La apertura de la telefonía móvil fue aprobada en junio de 2008 y es uno de los compromisos asumidos dentro del tratado comercial con Estados Unidos.
El atraso genera molestia en algunos sectores, mientras que otros más bien llaman a gestionar la apertura del mercado celular “despacio pero bien”.
“¿Cuál era la prisa de que sacáramos la legislación con celeridad si el Gobierno se está lerdeando en implementarla?”, cuestionó Lorena Vázquez, diputada de la fracción socialcristiana.
Para la legisladora con la lentitud el proceso se corre el riesgo de recibir una llamada de atención de Estados Unidos y se pierde la oportunidad de traer más empresas que ayuden a mejorar los servicios.
“Qué mejor momento que ahora cuando sufrimos la crisis financiera internacional para que llegaran empresas a invertir en el país”, dijo la legisladora.
Los empresarios tecnológicos más bien recomiendan que no se presione a sacar el proceso a la carrera pues prefieren que se lleve “despacio pero bien hecho”.
“Es un estudio extremadamente serio y complicado y de él depende mucho el éxito de la apertura”, dijo Alexander Mora, titular de la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación.
Una vez que se conozca la porción del espectro que se podrá concesionar, el Minaet deberá entregarle el estudio al Poder Ejecutivo.
Luego, el mandatario Oscar Arias deberá instruir a la Sutel a que inicie el concurso para dar las frecuencias en concesión entre las empresas interesadas.
El cronograma estima que ese proceso debe arrancar a más tardar en octubre.
La expectativa con el plan de apertura del sector móvil es que ingresen al menos tres nuevos grupos a competir con el ICE.
Estudios preliminares apuntan a que se van a requerir bandas en las frecuencias de 850, 900, 1.800 y 2.100 Megahertz para ofrecer servicios en GSM y Tercera y Cuarta Generación celular.
A estas alturas hay cuatro empresas siguiéndole el paso al proceso de apertura pues están interesadas en incursionar en el país.
Ellas son Cable & Wireless, Digicel, Telefónica y Millicom, reveló un estudio elaborado por la firma Signals Telecom Consulting.
Sin embargo, el estudio no descarta que la mexicana América Móvil también dispute una concesión, aunque hasta ahora no lo ha dicho abiertamente.


Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios