Enviar
Falta de enlaces para conectar llamadas y supuestos conflictos de interés ocasionan demora para apertura de telecom
Apertura atrasada
Usuarios tendrán que esperar hasta un año más para poder comprar un celular de una empresa privada

El sueño de escoger entre dos o más empresas que ofrezcan el servicio de telefonía celular, promocionando lo último en tecnología, PODRÍA retrasarse hasta un año más. Esa es la espera posible para que se dé la apertura del mercado de telecomunicaciones a nuevos competidores debido a dos problemas que afectan hoy el proceso.
Uno de ellos es la falta de reglamento que regule los enlaces para conectar llamadas desde un celular a otro teléfono; el otro tiene que ver con dudas surgidas sobre la transparencia de los procesos administrativos que hoy son investigados.
Con la situación actual de las frecuencias, una empresa de telecomunicaciones que entrara al mercado no podría realizar ninguna llamada conectando dos celulares, porque les falta un componente llamado enlace microondas.
Este problema no estaba contemplado al momento de planear la apertura del mercado celular, y por eso ha puesto a correr a los encargados del proceso.
Esos enlaces conectan las torres de comunicación con las centrales telefónicas. Varias empresas ya utilizan las microondas para enlazar sus conexiones, entre ellas televisoras, radios y el mismo Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), que tienen derecho al uso del espectro porque el Estado en su momento les dio la concesión.
Las microondas son propiedad del Estado, y las puede recuperar aunque eso implicaría un roce con las empresas privadas que lucran con ellas.
Para resolver la carencia de microondas sin entrar en confrontaciones, el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (Minaet) publicará esta semana un decreto, que obligará al ICE a compartir con sus competidores el espectro de microondas que posee, en vista de que tiene frecuencias ociosas.
En el ICE aseguran que no se referirán al tema hasta ver publicado el decreto, pero en el ambiente se escucha que ya varios grupos estarían listos para presentar un recurso contra lo que consideran una “cesión” de infraestructura del Instituto.
Por otro lado, las dudas surgidas sobre la transparencia y el atraso del proceso han sido temas de investigación.
La primera denuncia contra el proceso puso en evidencia que personas que trabajaron para empresas de telefonía móvil con interés en competir en el mercado local, pasaron luego a formar parte del personal de la Superintendencia de Telecomunicaciones, generando la duda de que pudieran sacar provecho para la firma con que trabajaron anteriormente.
La Contraloría General de la República y la Procuraduría de la Etica indagaron este supuesto conflicto de intereses, sin encontrar falta alguna.
Después de eso, y como la apertura del mercado sigue retrasada, el regulador general, Fernando Herrero, ordenó otra investigación contra George Miley, superintendente de telecomunicaciones y sus dos compañeros del Consejo, para determinar si existió falta de diligencia de su parte, y por lo tanto, si tienen alguna culpa en el atraso.
Esta investigación preliminar deberá dar sus resultados antes del 26 de este mes. De confirmar alguna irregularidad, supondría una nueva demora.
En medio de este acelera y detiene, hay grupos interesados en impulsar la apertura representados por Hannia Vega.
En cambio otros, representados por Leda Zamora, diputada del Partido Acción Ciudadana, están empeñados en revisar cada detalle.
Este último grupo también integra a legisladores como José Merino, sindicatos y ciudadanos, quienes pretenden que la apertura se dé en buenos términos, y evitando errores que luego puedan ser difíciles de corregir, afirmó Zamora.
Por eso han dicho que cuando se publique el decreto para obligar al ICE a compartir el espectro de microondas, lo presentarán a la Sala Constitucional, y a las instancias legales que correspondan para garantizar que no haya abusos.
El grupo de impulsores liderados por la viceministra Vega, que también integra a los empresarios con interés en la apertura, trata de limitar las demoras que pudieran generar las consultas legales.
Para esto, el Minaet habría firmado un convenio con el ICE para compartir el espectro de microondas, como una estrategia que evitaría la posibilidad de apelaciones. Esto habría ocurrido antes de la firma del decreto.
Bajo este contexto, lo único claro es que la apertura es como la caja de Pandora, y cualquiera de los dos bandos podría tener un sinnúmero de sorpresas debajo de la manga a favor de sus intereses.

Daniel Chacón
                                                                                                                     [email protected]



Ver comentarios