Enviar
Antorcha olímpica avanza entre protestas

Activistas tibetanos interrumpieron discurso del presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Pekín

Antigua Olimpia, Grecia
EFE

Varios activistas tibetanos manchados con pintura roja, que simulaba sangre, gritaron eslóganes a favor de la libertad del Tibet al paso de los primeros relevos de la antorcha olímpica.
Policías griegos, vestidos de civiles, redujeron a la fuerza a los manifestantes, que fueron detenidos en medio de gritos de protesta, según recogieron las cámaras de varias cadenas de televisión y agencias de noticias internacionales.
Además, en el centro de Olimpia varios activistas colgaron del balcón de un edificio una gran pancarta con lemas en contra de Pekín y a favor de la libertad del Tibet.
“Repudiamos todo intento de perturbar la ceremonia del encendido de la antorcha olímpica”, dijo a EFE una fuente del Gobierno helénico, que pidió el anonimato.
La llama olímpica fue encendida ayer en la Antigua Olimpia, en el sureste de Grecia, para los Juegos de Pekín 2008 en una ceremonia aprovechada por varios manifestantes para protestar contra la represión china en el Tibet.
Durante el discurso de Lui Qi, presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Pekín, tres activistas lograron acceder al estadio antiguo de Olimpia pero fueron reducidos por las fuerzas de seguridad.
Uno de ellos incluso logró acercarse a Lui y alzar justo detrás de éste una bandera negra a favor del boicot de los Juegos por la represión en Tibet, pero fue enseguida reducido por la policía.
El funcionario chino, que no interrumpió su discurso, señaló que “la llama olímpica va a radiar luz y alegría, paz y amistad, además de esperanza y sueños al pueblo de China y a todo el mundo”.
En las afueras del histórico estadio otro activista tibetano y un foto-reportero griego fueron detenidos y supuestamente maltratados por la policía local.
El fotógrafo Mijalis Sourlis aseguró haber sido llevado “a empujones” a la comisaria de policía de Olimpia, donde fue interrogado por los agentes, junto con el activista tibetano Tenzin Dorjee.
El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, dijo tras el incidente que “siempre es lamentable que haya protestas, pero estas no han sido violentas y eso es lo que importa”.
Los organizadores griegos habían adoptado medidas de seguridad sin precedentes en el recinto arqueológico y en el pueblo de la Antigua Olimpia, precisamente por temor a actos de protesta contra China.
El presidente del COI expresó en la ceremonia su esperanza de que “el simbolismo de la antorcha sea reconocido en todo el mundo”.
“Hoy enviamos a miles de mensajeros modernos por los cinco continentes para repartir el mensaje de la tregua y se escuchará y será comprendido en todos los rincones del mundo por donde pase la llama”, dijo Rogge en su discurso.
Añadió que “el relevo de la antorcha y los Juegos Olímpicos deben de ser celebrados en un ambiente pacífico. Espero que se creen las circunstancias correctas dónde sea que viaje la antorcha”.
El llamado “Viaje de la armonía” de la antorcha de los Juegos de Pekín 2008 será por los cinco continentes, en los que pasará por 21 ciudades, además de otras más de cien en China, a cuya capital llegará el 8 de agosto, justo para inauguración de los Juegos.
El tramo del recorrido más polémico y delicado será la región del Tibet, donde en las últimas semanas ha habido numerosas protestas violentas contra el régimen chino.
Rogge había dicho en rueda de prensa que a pesar de los sucesos en el Tibet, no es el momento para un boicot de los Juegos Olímpicos de Pekín, ya que la mayor parte de los líderes políticos no lo apoyan.
“La mayoría de los líderes políticos no desean el boicot de los Juegos. Ya lo han dicho (George) Bush, (Nicolas) Sarkozy y (Gordon) Brown, entre otros”, dijo Rogge en relación a la represión policial china en el Tibet en las últimas semanas.
En la solemne ceremonia de ayer, 22 mujeres vestidas con túnicas blancas como sacerdotisas entraron a las ruinas del templo de Hera al compás de los tambores y se procedió a encender la llama con los rayos del sol y la ayuda de un espejo cóncavo.
La sacerdotisa mayor, la actriz griega María Nafpliotu, pronunció una oración a Apolon, a quien dijo: “dios del sol y del ideal de la luz, envía tus rayos y enciende la llama sagrada para la ciudad hospitalaria de Pekín” y encendió la antorcha.
Seis jóvenes simularon las competencias del pentatlón y, a continuación, la sacerdotisa mayor entregó la antorcha encendida al primer relevo local, el medallista de plata olímpico en taekwondo Alexandros Nikolaidis.
En el entorno de Olimpia se trabajó en las últimas semanas a destajo para reforestar con unos 35 mil árboles y arbustos la zona, que resultó calcinada por los incendios del pasado verano.

Ver comentarios