Ante lluvia de críticas, Mendoza saca paraguas
Enviar
Compañeros de directorio lo califican como “poco confiable” y “oportunista”
Ante lluvia de críticas, Mendoza saca paraguas

“Trabajo se defiende solo con logros alcanzados”, indica presidente del Congreso

A pocos meses de dejar la presidencia del Congreso, una lluvia de críticas cae sobre Juan Carlos Mendoza, diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC).
Varios legisladores de la Alianza por Costa Rica, pero principalmente sus compañeros en el directorio legislativo, lanzan sus dardos contra Mendoza, el cual alegan habría demostrado ser “poco confiable” y “oportunista”, durante su gestión al frente del Primer Poder de la República.

Asimismo, lo cuestionan por supuestamente utilizar la Presidencia del Congreso para proyectarse como un eventual candidato a la Presidencia de la República.
Por su parte, Mendoza minimiza las críticas y responde que “el trabajo se defiende solo”.
La dureza con que se refieren al diputado era impensable a inicios de su gestión en mayo de 2011, cuando cinco bancadas de oposición, incluida la del PAC, conformaron un bloque opositor contra el oficialista Liberación Nacional, el cual llevó a Mendoza a ocupar el máximo cargo de la Asamblea Legislativa.
Sin embargo, varias de las actuaciones del legislador rojiamarillo a lo largo del año, cambiaron el panorama.
La decisión de avalar un mecanismo de discusión acelerado para el plan fiscal le restó credibilidad frente a Patricia Pérez, vicepresidenta de la Asamblea Legislativa y diputada del Movimiento Libertario.
Esto, porque un día antes de aprobar el 208 bis para discutir el paquete tributario, Mendoza habría dicho a Pérez que no estaba de acuerdo con dicho procedimiento, el cual votó favorablemente junto a los demás diputados del PAC y Liberación Nacional.
“Yo me arrepentí de haber votado por él para presidente del Congreso desde hace mucho. Con el paso del tiempo, lo fui conociendo y me di cuenta que no era tan confiable como esperaba y así lo demostró durante el plan fiscal. Eso me molestó mucho en lo personal y desde entonces, no me quedó otra que guardar distancia”, manifestó Pérez.
Otra actuación reciente de Mendoza, que molestó a varios legisladores fue el impulso que le dio a la creación de un Acuerdo Nacional de Seguridad.
En ese sentido, le recalcan que ese acuerdo debió ser construido por la Comisión de Seguridad y Narcotráfico, donde los diputados de diversas fracciones le han seguido el pulso al tema y no acaparar la atención él, al reunirse con Laura Chinchilla, presidenta de la República y con las autoridades de la Corte Suprema de Justicia para impulsar dicho acuerdo.
Por otra parte, esta misma semana, Gloria Bejarano, primera prosecretaria y legisladora de la Unidad Social Cristiana, aclaró que en ningún momento el directorio legislativo había tomado el acuerdo de limitar el número de periódicos que reciben los diputados diariamente, tal como lo manifestó un asesor de Mendoza.
Los reclamos por este tema se mantienen y han llegado al punto, que algunos legisladores consideran que se violenta su derecho a estar informados.
Sin embargo, las críticas más fuertes contra la gestión de Mendoza se dan por supuestamente usar la presidencia del Congreso, como un trampolín político de cara a las elecciones de 2014.
“Desde un principio él se ha estado proyectando con fines electorales y eso hace mucho daño, pues toma las decisiones solo, se dispara y trata de imponer un sello PAC a todo el directorio”, se queja Martín Monestel, segundo secretario y legislador del Partido Accesibilidad Sin Exclusión.
Por otra parte, agrega Monestel, le ha faltado liderazgo para impulsar proyectos y acuerdos en el Congreso, a pesar de que él fue uno de los que más lideraron la conformación de la Alianza.
“Hace falta más apoyo para impulsar iniciativas” indica Monestel.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios