Año Nuevo con pocas obras
La carretera a Liberia sería la primera obra que se concluirá en 2016. Su construcción se inició durante la anterior administración. Esteban Monge/La República
Enviar

Pese a la urgencia de contar con proyectos que contribuyan a mejorar la competitividad del país, el gobierno confirmó que únicamente terminará cuatro obras de infraestructura en 2016.
Se trata de la carretera Liberia-Cañas, la cual se construye desde la administración de Laura Chinchilla, el paso a desnivel de Paso Ancho, el ensanchamiento del puente de La Platina, en la autopista General Cañas, sobre el río Virilla, y la sección entre la fábrica Pozuelo y Jardines del Recuerdo, en la carretera hacia Heredia.
Ni siquiera hay garantía de que este último tramo esté listo el próximo año, debido a los antecedentes de mala planificación de obras por parte del Conavi y expropiaciones pendientes, que han sido la tónica de los constantes atrasos en todos los proyectos mencionados.
En ningún caso se trata de obra nueva, sino de remodelaciones y ampliaciones parciales de pasos importantes, por lo que las soluciones tendrían un alcance limitado para resolver el problema del congestionamiento vial que sufren las carreteras del país.
Mientras la cantidad de vehículos creció un 31% entre 2010 y 2014, de acuerdo con el INS, las carreteras nacionales tuvieron un aumento en kilómetros del 7%, durante ese mismo periodo, de acuerdo con información del MOPT.
El rezago en infraestructura supera con creces el Producto Interno Bruto de Costa Rica, pues alcanza los $58 mil millones, según el gobierno.
Contar con más kilómetros dependerá de la celeridad con la que se construyan las nuevas carreteras en la Zona Norte. La primera que estaría lista sería el tramo entre Vuelta de Kopper y Bajos de Chilamate, de 27 kilómetros, que agilizará el comercio entre la zona atlántica y la zona sur de Nicaragua.
Pese a los avances que presenta, las obras adicionales retrasarán su inauguración para 2017.
Para ese año estaría también lista la sección central de la nueva carretera a San Carlos, de 30 kilómetros.
Se espera que en enero se dé la orden de inicio para la punta norte, que conectará esa ruta con el distrito de Florencia. También se definirá cuál será la zona por la cual debe transitar la sección sur, que enlazará la vía sancarleña con la carretera Bernardo Soto.
Tampoco 2016 será el año para que arranque la ampliación del corredor San José-San Ramón, pues recién se elegirá al fiduciario que administrará la obra. El fiduciario se encargará, durante el año, de preparar los estudios previos.
Finalmente, los primeros meses del próximo año serán claves para la la ampliación de la ruta 32, entre Guápiles y Limón. Si el préstamo finalmente se aprueba, la empresa iniciará los estudios de impacto ambiental, que deberán estar avalados a mitad de 2016.
Las obras, a cargo de la empresa China Harbour Engineering Company podrían iniciar en el último trimestre del año.

201512310811300.rec10.jpg

Ver comentarios