Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Angustia de Wall Street ausente en US Open

| Lunes 01 septiembre, 2008



Angustia de Wall Street ausente en US Open


Washington - El Abierto de Estados Unidos le lleva ventaja a Wall Street. Sale ileso de la contracción del crédito.
La Asociación del Tenis de Estados Unidos (USTA, por sus siglas en inglés), organizador del torneo del Grand Slam de Nueva York, agotó sus 84 suites de lujo a un precio promedio de $250 mil para la competencia de dos semanas que concluye el 7 de setiembre, incluso con un aumento de 5 mil con respecto al año pasado.
Empresas como MassMutual Financial Group, International Business Machines Corp. y JPMorgan Chase & Co. pagan un total de $50 millones al año para patrocinar el torneo, según la USTA. El Abierto atrajo un récord de 715.587 visitantes el año pasado.
“El Abierto es uno de los mejores acontecimientos corporativos”, dijo Stephen Newman, de 43 años, director de productos de crédito estructurado de Deutsche Bank AG en Nueva York, en la tienda para visitantes de JPMorgan frente al Centro Nacional del Tenis. “Uno come, habla y se sienta junto a la persona. Es el ámbito ideal”.
Al Abierto le está yendo mejor que al sector financiero. Algunos de los 77.770 empleos de inversión están siendo eliminados en el continente americano por la contracción mundial del crédito que comenzó hace un añ
o, de acuerdo con datos compilados por Bloomberg.
Unos 33.300 empleos en finanzas en la ciudad de Nueva York, o 7,1% del apogeo del 2007, se eliminarán para junio del 2009, calculó en un informe en mayo la Oficina Independiente del Presupuesto, un organismo sin filiación partidaria de verificación de las cuentas de la ciudad.
El Abierto de Estados Unidos es una manera crucial de forjar relaciones con clientes, dijo David Powell, consultor primero de Redmandarin Ltd., con sede en Londres. El torneo es el acontecimiento deportivo anual de mejor concurrencia, según la USTA.
“Para compañías como JPMorgan, que tienen clientes con una fortuna alta, el tenis ofrece una de las mejores oportuni
dades de hospitalidad corporativa en deportes”, dijo Powell, cuya empresa ha asesorado marcas como Microsoft Corp. y Carlsberg A/S en materia de patrocinios. “Los Grand Slams son juegos de varios días, lo cual les da a las empresas la oportunidad de usar el lugar por más tiempo”.
JPMorgan, el segundo banco más grande de Estados Unidos, no se pierde la oportunidad.
Su negocio minorista se dirigirá a más de 700 mil espectadores mediante sus patrocinios, con la exhibición de su logo en las canchas de tenis y en diversas partes del centro de tenis, dijo Barbara Paddock, subdirectora general primera de patrocinios de esa firma. La división mayorista agasajará a 6.000 clientes empresariales en su carpa y en suites en la cancha.
En los restaurantes Champions y Aces, los aficionados al tenis pueden beber champaña por $275 la botella de Dom Perignon o pedir una langosta de 900 gramos por $68. En el estadio o al aire libre, los menús más económicos incluyen hamburguesas de media libra a $8,50 y papas fritas cuya porción grande cuesta $6,50.
A pesar de la mala economía, esperamos que las ventas de comida, bebidas y mercancías aumenten”, dijo Dan Zausner, director gerente del Centro Nacional del Tenis. “Este torneo es prácticamente a prueba de recesiones. Es un espectáculo deportivo de Nueva York que ocurre una vez al año”.