Enviar
Las tareas de inspección no se apegan a procedimientos aprobados, revela Contraloría
Ampliación del aeropuerto con deficiente fiscalización
Obras del Juan Santamaría se reanudaron en julio y contemplan una inversión de $40 millones

Apesar de que desde hace cuatro meses se reanudó la ampliación del Juan Santamaría, la tarea de supervisión que se sigue a la obra es deficiente.
Esta situación es relevante si se toma en cuenta que los trabajos que están en marcha contemplan una inversión de $40 millones, en un plazo de 18 meses.
La alarma sobre la insuficiente fiscalización de las obras que se desarrollan en el aeropuerto la emitió ayer la Contraloría General de la República.
El principal hallazgo de la investigación es el incumplimiento de los procedimientos diseñados para garantizar una eficiente supervisión no solo de las obras sino también de la operación del aeropuerto.
Como responsable se cita al Consejo Técnico de Aviación Civil, ya que como órgano superior ha fallado en velar por el cumplimiento de la normativa que este mismo creó.
Entre las muestras de la débil supervisión en el Juan Santamaría destaca el hecho de que a estas alturas no ha creado la estructura de organización que inspeccione los trabajos.
Tampoco se han cumplido los manuales de fiscalización fijados desde hace cuatro años, ni se ha seguido el procedimiento establecido para supervisar los servicios de operación y mantenimiento que presta el contratista.
Además se encontró que el ente supervisor no le fijó plazos al contratista para que actualice el plan de trabajo anual y el manual de procedimientos administrativos, ni tampoco le estableció sanciones en caso de que incumpla esos requisitos.
Aunque LA REPUBLICA gestionó una entrevista con Marco Vargas, ministro de Transportes y rector de la política de Aviación Civil, al cierre de edición no había sido posible comunicarse con él.
Tampoco fue posible tener la versión de Adolfo Arias, fiscalizador general del proyecto aeroportuario, ya que cuando se le llamó a su celular dijo que nos atendería en dos horas, pero al llamarlo nuevamente salía directamente el casillero para dejarle el mensaje.
La reanudación de los trabajos de ampliación del aeropuerto se dio el 21 de julio, luego de que una empresa norteamericana comprara el 95% de las acciones a los socios de Alterra.
Desde entonces Houston Airport System (HAS), nuevo operador del Juan
Santamaría, registra un avance de más del 30% en la construcción y ha invertido una suma que supera los $10 millones.
Las obras más avanzadas hasta ahora son la construcción del edifico terminal y de una de las tres nuevas salas de abordaje que contempla la fase 1 y 2 del proyecto.
En la terminal, por ejemplo, se trabaja en las instalaciones electromecánicas y en los acabados finales.
Por su parte, ya se construyó la obra gris de la nueva sala de embarque y se está en los detalles, según reportó HAS hace unas semanas.
La empresa deberá además construir dos bloques más de salas de espera
de los vuelos con sus puentes de abordaje que debe entregar en enero de 2011.
Para garantizar que las obras pendientes reciban una adecuada inspección, la Contraloría dispuso al Cetac ordenar la implementación de un plan efectivo de supervisión de obras en el aeropuerto.
Ese plan deberá “corregir las debilidades referentes a estructura organizacional, procedimientos y recursos humanos y tecnológicos para lo cual se deberán elaborar o modificar los manuales que correspondan”, agrega el ente contralor.
Además se le instruye al Cetac a exigir que el procedimiento correctivo esté listo en un mes a partir de la entrega de la investigación.
Este no es el primer informe que cuestiona la fiscalización del aeropuerto. Antes se había criticado el raquítico personal del órgano supervisor y la carencia de controles.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios