Ampliación de Ruta 32 iniciará en enero
La ampliación de la ruta 32 recibió ayer el respaldo de la Contraloría, por medio del contrato con la empresa CHEC. Archivo/La República
Enviar

201604262105400.rec.jpg
En unos ocho meses, los trabajos de ampliación y mejora de la ruta 32 comenzarán, gracias a que ayer la Contraloría General de la República dio la última aprobación que se requería para poner en ejecución el contrato entre Costa Rica y la empresa China Harbour Engineering Company (CHEC) por $465 millones.
Si todo sale como está planeado, la nueva ruta que comunicará a Río Frío con Limón, quedará lista a inicios de 2019, de acuerdo con el calendario de ejecución del contrato.
Los plazos otorgados por la Contraloría, pondrán a prueba la capacidad ejecutora del Gobierno, que deberá lograr el traslado de servicios públicos y las expropiaciones necesarias a lo largo de la ruta, para no atrasar a una empresa china, que es reconocida a nivel mundial, por construir grandes obras de infraestructura, cumpliendo los plazos establecidos.
A mediados de febrero del año pasado, Luis Guillermo Solís se comprometió a otorgar unos $20 millones para el costo de esas labores, sin embargo, el dinero podría ser insuficiente, ya que a estas alturas se desconoce el monto de esos dos proyectos.
Antes de comenzar las obras de ampliación de la carretera, CHEC tiene ocho meses para presentar el diseño, así como para conseguir el permiso ambiental.
El aval de Setena que aún falta no sería un escollo, ya que el contrato inicial con la empresa china que aprobó el Congreso, establece como máximo un plazo de dos meses para que la Setena dé el permiso, por lo que la empresa considera que podría hacer las correcciones que se soliciten dentro del plazo establecido.
“CHEC está lista para iniciar cuanto antes. Esta empresa está acostumbrada a cumplir plazos y demostrará que podrá hacerlo en el tiempo que se pide, sin cambiar el costo del proyecto”, dijo Carlos Pérez, asesor de la empresa CHEC.
De los $465 millones, unos $90 millones tendrán que ser aportados por el Gobierno, ya sea con los recursos del presupuesto nacional, o bien, con parte del dinero que recauda Conavi por multas e impuestos a la gasolina.
La ampliación a cuatro carriles de la carretera entre Limón y el cruce de Río Frío, no contempla algunas obras adicionales que el Gobierno solicitó, incluidos unos 50 kilómetros de carreteras marginales y un paso a desnivel en Guácimo, que tendrían que definirse luego, ya que aumentarían el costo.
En este caso, las rutas marginales y el paso en Guácimo quedarán diseñados por CHEC, para que se puedan construir en el futuro, si hubiera recursos.
La noticia del refrendo fue ampliamente celebrada por diputados, el Gobierno, la empresa asiática y el sector privado.



Ver comentarios