Amenidades pesan en la decisión de compra
Enviar

Con el boom inmobiliario y la creciente construcción vertical que inició cinco años atrás, el término amenidades se popularizó y actualmente es casi obligatorio para los desarrolladores que sus proyectos las ofrezcan, incluso algunas de ellas se han convertido en indispensables para los ticos al punto de influir de manera determinante en la decisión de compra.

En la Costa Rica de antaño, antes del auge de la construcción vertical, los ascensores se consideraban como parte de las ventajas competitivas que ofrecía un edificio. Actualmente, las edificaciones con más de tres pisos deben tener ascensores, según la ley 7600. En cuanto a capacidad depende del tamaño del edificio, algunos tienen más de uno y generalmente cuentan con ascensores de servicio.

“Actualmente hay amenidades que son casi obligatorias por ley y otras que son un plus que ofrece cada desarrollo. De las obligatorias por ley, tenemos los espacios de juego para niños y las áreas verdes. Respecto a las áreas comunes también se está viendo mucho en la actualidad que se brinda un área de cinema o home theater y la casa club”, comentó Ramón Pendones, vicepresidente de OPB Arquitectos.

Las áreas recreativas son un punto clave para el comprador, en especial por el actual ritmo acelerado de la sociedad, lo cual lleva a la necesidad de contar con oportunidades de esparcimiento en el mismo lugar donde se reside.

“En un orden de importancia del uno al diez yo calificaría con diez, es decir casi ineludible para un proyecto residencial el ofrecer a los clientes como mínimo gimnasio, piscina, áreas verdes, espacios recreativos y también para mascotas, pues estos puntos son por los que la gente siempre pregunta”, resaltó Dennise Leiva, asistente de Mercadeo de Desarrollos Mega.

La oferta de amenidades en los proyectos depende mucho del mercado al cual el condominio se dirija, pues si se trata de individuos con alto poder adquisitivo mayor será el número de amenidades y mejor será la categoría de estas. La construcción de amenidades también se ve reflejada en un incremento en la inversión para el desarrollador y en un aumento en la cuota de mantenimiento para los futuros dueños.

“Actualmente, no importa el segmento de mercado, todos se han acostumbrado a las amenidades y tomando en cuenta de lo más sencillo a lo más costoso, entre lo más demandado están las áreas sociales, piscina, gimnasio o áreas fitness, y de ahí en adelante áreas verdes o senderos para caminatas, canchas multiuso y zonas para mascotas”, añadió Andrés Zamora, experto en bienes raíces.

Si bien la cercanía con centros comerciales y de estudio no se trata de una amenidad per se, resulta un punto fundamental para los clientes. Muchos desarrolladores que han percibido esta necesidad ofrecen entre sus pluses el ser proyectos de uso mixto, es decir, el ofrecer centros de oficinas y comercio.
Dependiendo del nicho de mercado, la cercanía con algunos servicios se vuelve indispensable a la hora de comprar.

Estudiantes o profesionales jóvenes, por ejemplo, buscan ubicarse a poca distancia de las universidades, si por el contrario el proyecto va dirigido a parejas o familias su preferencia dependerá mucho de su cercanía con escuelas y colegios. Por esta razón, zonas como Guachipelín en el oeste y Pinares o Concepción en el este son tan apetecidas, explicó Priscilla Argüello, senior associate de Cushman & Wakefield.


AMENIDADES PREDILECTAS


  • Piscina
  • Áreas sociales
  • Gimnasio
  • Parque para mascotas
  • Áreas verdes
  • Senderos