Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Amenazas frente a alternativas al plan fiscal

| Jueves 07 julio, 2011



La campaña del gobierno ahora toma tintes de amenaza: “si no recaudamos más impuestos habrá recortes en sanidad, educación y no podremos acometer nuevas infraestructuras”, afirma Herrero, Ministro de Hacienda

Amenazas frente a alternativas al plan fiscal

Fernando Herrero, ministro de Hacienda de Costa Rica, continúa su labor implacable para lograr cobrarnos más impuestos. Ahora la campaña iniciada por el gobierno de Laura Chinchilla toma tintes de amenaza: “si no recaudamos más impuestos habrá recortes en sanidad, educación y no podremos acometer nuevas infraestructuras”, afirma Herrero mientras proyecta en la pantalla del salón Real del Inter una diapositiva con un hueco en la carretera, un edificio público cayéndose y unos escolares con expresión triste.
“Recortar gasto corriente no es suficiente”, sentencia Herrero, mientras habla del aparato del Estado como el gran benefactor que solo se dedica a impartir educación, sanar a sus ciudadanos, protegerlos de los malhechores y proveerlos de infraestructuras. Ni una sola referencia al mayor imperio empresarial del país: el propio Estado. Toda una verdad a medias.
¿Acaso no es el Estado costarricense propietario de las mayores entidades financieras (Banco Nacional y BCR), la más grande aseguradora (INS), las operadoras monopolísticas de la distribución energética (Recope y CNFL) y la telefónica nacional (ICE)?. Por no hablar de otros negocios del Estado, como la fabricación y venta de alcohol. ¿Qué función social cumple el Estado siendo empresario en todos esos sectores, señor Herrero, algunos en competencia en el mercado libre? Aunque encontrásemos un sentido social a cualquiera de ellos, hay otra pregunta, ¿es eficiente el Estado como empresario?
Me parece muy cuestionable que un ministro de Hacienda afirme que “solo aumentando la recaudación el Estado del Bienestar será sostenible en Costa Rica”. Sobre todo porque debería el Ministro revisar a qué dedica el sector empresarial estatal sus recursos y qué posibilidades hay de que ese ingente aparato generador de ingresos —el cual debiera privatizarse parcialmente, a todas luces— sea el que sufrague la factura del déficit del Estado.
No, eso no va a suceder. Menos con este Gobierno timorato y descabezado. Pero la evidencia está ahí. Para botón de muestra la noticia que conocíamos días atrás: “La construcción de la central hidroeléctrica de Pirrís duplica el presupuesto inicial”. Para generar 67 megavatios, el ICE ha invertido nada menos que $600 millones. La represa de La Joya, concesión mediante el sistema BOT que opera Unión Fenosa, costó unos $120 millones y genera 50 megavatios. Me parece que sobra cualquier comentario, salvo una pregunta: ¿si se hubiese dejado a la iniciativa privada desarrollar esa central, se hubiesen podido destinar esos $600 millones a educación, salud, seguridad o infraestructuras?
En lugar de realizar este tipo de análisis, básicos para un señor con tan vasta formación económica como es don Fernando, este Gobierno prefiere salir de cacería al zoológico y plantear un paquete fiscal regresivo y que golpeará seriamente a la maltrecha clase media.
Por eso Herrero nos amenaza. Aunque la gran amenaza es ese paquete fiscal versión 2.0 que continúa gravando la educación, por ejemplo. Curiosamente en la misma conferencia en la que Herrero defiende poner impuestos a todo el que desee una mejor educación, el Ministro sacaba pecho de la importancia que para Costa Rica tiene el factor educativo de la población como ventaja competitiva. Mayor demagogia no puede haber.

Francisco Avilés
Economista