Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Amenazas al Presidente

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 17 diciembre, 2014


Después del viernes a mí me preocupa la investidura del presidente Solís; ¡no lo están respetando!


Amenazas al Presidente

¡Amenazaron al presidente Luis Guillermo Solís! Estuvieron claros; si él no revertía el veto a la ley reforma procesal laboral a más tardar el pasado viernes, habría “huelga general” comenzando en enero. También advirtieron que podría haber bloqueos de carreteras y paros laborales.
Puede haber debate sobre el impacto que tendrá esa ley en la economía del país, pero no quisiera aquí tomar posición al respecto. Lo que quisiera recalcar es que todo indica que acorralaron al Presidente de todos los habitantes, un hombre elegido por 1,3 millones, y cedió. ¡La investidura de este primer mandatario fue minada!
Algunos dirán que fue su intención desde el principio de su mandato revertir el veto impuesto por la presidenta Chinchilla. ¡Después de todo, prometió hacerlo! Si fuera así ¿por qué no lo hizo en junio o julio? Así hubiera evitado esta situación preocupante donde unos cuántos líderes de los sindicatos estatales amenazaron y aparentemente doblegaron al Jefe de Estado.
Los mismos que lanzaron las advertencias argumentaban que si el Presidente no revertía el veto que terminaría dependiendo de los grupos empresariales “neoliberales” por el resto de su periodo constitucional.
Quisieron pintar a los empresarios como los que realmente amenazaban al líder del segundo poder de la República.
La verdad es que los gremios empresariales no tienen el poder de los sindicatos estatales. Aparte de tomar un papel jeremías, advirtiendo de lo que podría pasar con la inversión en el futuro si se aprobaba la ley de reforma procesal laboral, es poca la acción que pudieron tomar. El gremio empresarial tico es, sin duda, el más débil de todos los países centroamericanos.
El presidente Solís dijo, y tiene razón, que no se podría saber si la inversión seguiría llegando o no después de la acción que tomó, al revertir el veto. Y la verdad es que aunque merma la inversión no se puede comprobar causalidad con la acción que tomó él, el viernes; la falta de infraestructura adecuada, la lamentable política del Banco Central con el tipo de cambio, los altos costos de energía ya han impactado negativamente en la imagen país frente a los inversionistas.
Hay muchos ejemplos históricos de presidentes latinoamericanos doblegándose frente a las amenazas de algún grupo u organización, pero casi siempre han sido las fuerzas militares de los países que exigen alguna decisión de un primer mandatario.
En Costa Rica, un país sin fuerzas militares, ahora es el gremio de los sindicatos estatales el que ha jugado ese papel.
¿Cómo le irá al presidente Solís en enero en las negociaciones de los incrementos de los salarios de los empleados públicos? Sin duda llegarán pidiendo aumentos jugosos a un patrono que sinceramente no tiene la plata para pagarlos.
Cuando amenazan con paros y huelgas, argumentando que los “neoliberales” deberían pagar más impuestos para cubrir las demandas de los trabajadores estatales de clase media, ¿se rendirá frente a ellos?
Después del viernes a mí me preocupa la investidura del presidente Solís; ¡no lo están respetando!

Carlos Denton
[email protected]