Amenaza de hackers a aviones crece
Enviar
Amenaza de hackers a aviones crece

Las computadoras más nuevas de los aviones de línea facilitan que los hackers saboteen los controles de vuelo o los sistemas de seguridad, según los reguladores de los Estados Unidos, que han impuesto “condiciones especiales” a los nuevos modelos de aeronaves para impedir este tipo de ataque.
La Administración Federal de la Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) hace poco hizo referencia a esta cuestión en una directiva del 13 de octubre que disponía que General Dynamics Corp. debía proteger su “nuevo” diseño de computadoras interconectadas en una versión actualizada del avión privado Gulfstream G450.
La FAA estadounidense y los reguladores europeos han impuesto condiciones similares a los aviones 787 y 747-8 de Boeing Co., el G650 de Gulfstream y los A380 y A350 de Airbus SAS.

La FAA está prestando más atención a la ciberseguridad conforme las computadoras instaladas en las aeronaves se vuelven más complejas y el organismo reemplaza la supervisión del tráfico aéreo a través de radares por el sistema llamado NextGen.
Este proyecto de $40 mil millones propone que los mensajes de correo electrónico reemplacen a la mayor parte de las transmisiones de radio y que los datos circulen de ida y vuelta entre las estaciones terrestres y los aviones.
“No quiero que el tipo del 45A esté navegando por Internet y también tenga acceso al sistema que gobierna la electrónica del avión”, dijo en una entrevista Ed Skoudis, entrenador del Instituto SANS, organización de ciberseguridad de Bethesda, Maryland.
Los avisos de la FAA no especifican qué deben hacer los fabricantes para frustrar los ataques o qué pruebas deben llevar a cabo para demostrar que las redes son seguras.
El organismo no dirá nada más sobre sus esfuerzos de cibersegurdiad, dijo en una entrevista Alison Duquette, una portavoz.
Los reguladores de la aeronavegación se enfrentan a los mismos problemas que las empresas eléctricas y otros proveedores de infraestructura crítica, señaló en una entrevista Allan Friedman, director de investigación del Centro para la Innovación Tecnológica de la Brookings Institution.
Los equipos de los aviones de línea están cada vez más conectados a Internet, lo que los hace vulnerables a los ataques, explicó Friedman.
“Cuantas más maneras haya de interactuar con las cosas y cuanto más se usen sistemas de propósitos generales, mayor será el riesgo que se está sumando”, apuntó.

Bloomberg

Ver comentarios