Álvarez: “Volveremos al poder en 2018”
“Mi vida política a nivel de candidaturas y puestos termina el 30 de abril de 2018. En lo personal, le digo, no voy a aspirar a la Presidencia de la República, no voy a estar en otro gabinete del PLN”, indica Antonio Álvarez Desanti, legislador liberacionista. Gerson Vargas/La República
Enviar

Exjefe de campaña de Araya señala que un sentimiento anti PLN marcó la contienda

Álvarez: “Volveremos al poder en 2018”

Error más grave fue iniciar campaña publicitaria en momento incorrecto

Seis meses después de la derrota histórica que sufrió el PLN en las urnas, Antonio Álvarez, exjefe de la campaña verdiblanca, habla de los errores que se cometieron y que permitieron al PAC ganar las elecciones.

201410032331510.n11.jpg
La mano derecha de Johnny Araya en la contienda, sostiene que hubo triunfalismo, pero que el yerro más significativo fue arrancar la campaña publicitaria en octubre de 2013 y no en enero de este año.

A la postre, esa decisión los dejó sin dinero para la segunda ronda y debido a que no se tomó en el momento oportuno, marcó el inicio del declive de Araya en las encuestas.
Por otra parte, Álvarez Desanti reconoce que para la segunda ronda “no había vuelta de hoja” porque había un sentimiento antiliberacionista”; sin embargo, niega cualquier responsabilidad en la decisión de renunciar, pues fue exclusiva del candidato.
“Liberación vuelve en 2018, de eso no hay duda”, concluye Álvarez, pero eso sí, sin él, porque su carrera política terminará cuando termine su diputación.

-¿Es hora de sentar responsabilidades en el PLN?
El PLN es un partido maduro que no iba a salir en carrera para hacer análisis al calor de la campaña. Hemos querido que pase un poco de tiempo para que las aguas se enfríen y podamos conocer más el entorno de lo que sucedió.

-¿Quedó defraudado el liberacionismo con todo lo que pasó en campaña?
Quedó dolido por la derrota y por el sentimiento antiliberación que hubo en el país, lo cual nos debe poner a pensar seriamente de cara al futuro. Por otra parte, también hay que decir que la dirigencia y los militantes del PLN, se han dado cuenta en los últimos meses de que el país quería un cambio.

201410032355290.n111.jpg
-¿Cuáles fueron las malas decisiones que tomó el comando de campaña que llevaron a la derrota?
Para mí el error más grave fue el inicio de la campaña publicitaria en televisión la última semana de octubre de 2013. En aquel entonces, yo me opuse a que entráramos tan antes, pues al meternos de lleno en la campaña política, el PLN se mostraba como un partido más dentro del espectro político, y no nos mostrábamos como una agrupación diferente que era lo que se necesitaba. En lo personal, sugerí que no pautáramos hasta enero, pero esta tesis no logró el aval del comando de campaña.
Recordemos que antes de la campaña de “Contráteme”, don Johnny tenía un respaldo que le daba para ganar con niveles de hasta un 50% en la intención de voto.

-¿Fue negativa entonces la campaña de Contráteme?
El declive empieza a partir de que nosotros salimos en televisión y no necesariamente fue por el enfoque de los anuncios, sino porque don Johnny, que estaba por encima de la campaña política, se convirtió en uno más en la arena política y allí, recibió el ataque de todos los demás aspirantes. El hijo de Dios bajó a la tierra, se hizo hombre y lo crucificaron.

-¿El haber entrado tan antes a la arena política les pasó factura en términos presupuestarios?
Eso reafirma la tesis que defendí, recordemos que para la segunda ronda una de las razones para salir fue la falta de dinero y las encuestas políticas adversas. Ahora bien, tengo que ser honesto y decir que analizar este tema ahora es muy fácil, ya que los compañeros que defendieron la tesis de iniciar en octubre, tenían argumentos muy válidos para arrancar, sobre todo porque todos los demás partidos ya hacían campaña abierta.

-¿Hubo triunfalismo?
Sí algo de eso hubo, pero no creo que haya sido el factor determinante para el resultado que se dio.

-¿Cuánto pesó esa actitud?
Cuando usted tiene un respaldo como el que tenía don Johnny con niveles de apoyo cercanos al 50%, mucha gente se consideraba ya ganadora.
Sin embargo, esa actitud también motivó a mucha gente para unirse a la contienda y esa gente no se quedó esperando, por eso creo que no fue el aspecto determinante.

- ¿No era mejor continuar con la campaña hasta el final y acudir a la mística, al orgullo y al voluntariado en Liberación para sacar la tarea?
Creo que en el resultado que se dio no había vuelta de hoja. Todas las personas que se unieron al PAC, lo hicieron motivados por un sentimiento antiliberacionista.

-¿Quién tomó la decisión de renunciar a la campaña?
Don Johnny lo hizo, fue una decisión personal. El comando no lo impulsó.

-¿Qué significa Johnny Araya para el PLN?
Todos los excandidatos presidenciales son líderes, recordemos que ellos tienen un asiento en el directorio político y que en el caso puntual, estamos hablando de una persona destacada en el partido.

-Pero, él llevó al PLN a la peor derrota de su historia, además de renunciar en plena campaña…
Cuando yo era un muchacho, me acuerdo bien que Luis Alberto Monge perdió en 1978 y se dijeron muchas cosas similares y ya ve usted, cuatro años después ganó las elecciones con un amplio margen.

-Don Johnny tiene aún intereses políticos, así lo dijo el día de su renuncia y lo ha manifestado a la prensa las pocas veces que ha hablado desde entonces, pero la pregunta es, ¿tiene él algún chance de liderar a Liberación otra vez?
Yo no puedo hablar por el liberacionismo, pues eso me parecería irrespetuoso, además, creo que todavía es prematuro decir una u otra cosa al respecto.

-Analistas y la prensa lo ven como un cadáver político…
No he oído comentarios, ni he vistos encuestas sobre el tema. Sin embargo, tengo que decirle que en política no he visto muertos.

-¿Es Figueres el líder que ocupa el PLN para revivir?
Don José María es el hijo del caudillo, de nuestro gran líder. A don José le tengo un gran respeto, fue dirigente de la campaña que él gano, fui diputado y presidente del Congreso durante su gobierno y por ende, le tengo un gran cariño. En Liberación, él tiene un espacio importante, pero yo no quisiera hablar de precandidaturas porque falta mucho.

-¿Vuelve el PLN en 2018?
No tengo ni la menor duda. En pocos meses, ya es evidente que es mejor volver a la experiencia y liderazgo del PLN.

-¿No tiene rumbo este gobierno?
No tiene rumbo eso es claro y su mayor desacierto es la política económica, vea lo que está pasando con el gasto de salarios en el sector público, además de las contradicciones en el tema de impuestos. En lo personal, creo que el Presidente cree todavía que está en campaña y no se ha puesto los zapatos de gobernar y eso es un desgaste que no se arregla fácil.

-¿Cuál es su futuro en Liberación?
Mi vida política a nivel de candidaturas y puestos termina el 30 de abril de 2018. En lo personal, le digo, no voy a aspirar a la Presidencia de la República, no voy a estar en otro gabinete del PLN, yo termino mi responsabilidad y participación política con esta diputación.

-¿Qué lo motiva a tomar esa decisión?
En la vida uno tiene etapas y creo que ya estamos cerrando esta última. Al terminar mi diputación tendré 60 años y mi deseo es disfrutar más la vida familiar, así como de otras actividades como el ciclismo.

-Muchos analistas, liberacionistas y miembros de la prensa, piensan que de no haber salido usted del PLN en 2004 enfrentado con Óscar Arias, usted hubiera sido presidente de la República, ¿qué opina?
Reconozco abiertamente que fue un error haberme ido del PLN, y que también, eso posiblemente afectó mis aspiraciones presidenciales; sin embargo, también sé que gracias a esa decisión, mis empresas fueron mucho más exitosas, pues cuando me dediqué tiempo completo a ellas, duplicamos el tamaño de la corporación Álvarez Marín.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR


Ver comentarios