Alto a epidemia de homicidios
“Sabemos que es una lucha incansable y que no vamos a eliminar la delincuencia, pero sí vamos a maximizar los recursos”, indicó Francisco Segura, director del OIJ, refiriéndose al descenso en la criminalidad del país. Gerson Vargas/La República
Enviar

Costa Rica sufría afección de acuerdo con la OMS desde 2008

Alto a epidemia de homicidios

Coordinación entre policías y estrategia contra bandas criminales inciden

201303010316210.n12.jpg
Por primera vez en los últimos cinco años, el país logró detener la epidemia de homicidios que afectaba a los costarricenses.

Aunque todavía falta mucho por hacer, de acuerdo con Francisco Segura, director del OIJ, los índices de criminalidad en prácticamente todos los ámbitos son positivos.
En el caso de los asesinatos se muestra un descenso de más de 100 muertes entre 2008 y el año pasado, lo cual es halagüeño, pues durante ese lapso este tipo de crímenes se mantuvieron prácticamente estáticos.
La acción coordinada de las policías y el OIJ, así como un enfoque más gerencial en la lucha contra los antisociales, permitieron que al finalizar el año pasado la tasa de homicidios de 8,9 por cada 100 mil habitantes.
Esto implica que se acabó la epidemia que señaló desde 2008 la Organización Mundial de la Salud por este tema, la cual, considera la afección para un país, cuando la tasa es superior a diez víctimas por cada 100 mil ciudadanos.
La violencia de este tipo es un índice importante para la actividad productiva local y para los inversionistas extranjeros, pues cuanto menos criminalidad, es más seguro y barato echar a andar un negocio, ya que el gasto en seguridad privada es menor y por supuesto, hay menos peligro de secuestros, asaltos y otros delitos.
“Este es uno logro de todas las policías y el OIJ, que ha variado su enfoque de atención de la criminalidad al centrarnos en las bandas”, indicó Segura.
El robo de vehículos (-15%), los asaltos (-13%), los asaltos a vivienda (-10) y las violaciones (-7%) también disminuyeron.
Pese a las buenas noticias, Limón sigue siendo una especie de isla en cuanto a la criminalidad.
El año pasado la tasa de homicidios fue de 22 personas por cada 100 mil habitantes, es decir, más del doble del promedio nacional.
Esto se debe sin duda alguna a las rencillas entre bandas criminales y a que por ese puerto se da el mayor ingreso de drogas.

 

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios