Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



NACIONALES


Alquileres vigentes de casas seguirán afrontando un 15% de alza

Esteban Arrieta [email protected] | Jueves 31 marzo, 2016

Casi un cuarto de la población vive en casas alquiladas, sin embargo, la reforma a la ley que limita los aumentos anuales, solo podrá beneficiar a quienes tengan contratos nuevos de arrendamiento. Shutterstock/La República


Si usted busca una casa de alquiler, es mejor que espere a que la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos y Suburbanos entre en vigencia, porque de lo contrario su casero podría cobrarle hasta un 15% de alza anual por los siguientes tres años.
La reforma que aprobaron los diputados y que limita los aumentos en el alquiler de viviendas a la inflación anual, solo se aplicará a los nuevos contratos, mientras que las personas que ya alquilan tendrán que esperar a que se venzan sus respectivos contratos.
El cambio tampoco beneficia a oficinas, bodegas o negocios, que se seguirán rigiendo por la reglas actuales.
Tras su aprobación en el Congreso esta semana, solo falta que el presidente Luis Guillermo Solís firme la ley y se publique en el diario oficial La Gaceta, lo cual podría pasar en menos de un mes.
La propuesta en cuestión tiene el potencial de beneficiar a casi un 25% de la población, la cual vive en casas alquiladas, de acuerdo con el INEC.
“Tiene que respetarse el principio de seguridad jurídica de los contratos firmados, por lo que una vez que la ley entre en vigencia, tendrán que pasar tres años, que es lo que dura un contrato, para que todos los alquileres de vivienda en el país que pudieran firmarse antes de que la nueva ley entre en vigencia, se limiten a la inflación”, dijo Edgardo Araya, diputado del Frente Amplio.
Por otra parte, los inquilinos deben tener claro que los contratos de arrendamiento de viviendas tienen una duración mínima legal de tres años, de acuerdo con varias sentencias de los tribunales.
Esto implica, que aunque las partes hayan acordado contratos de arrendamiento por un año, al cabo de ese periodo, el dueño de la vivienda no podría renegociar los términos del contrato inicial, ni exigir un alza por la renta que esté por encima de la inflación.
Es muy temprano para saber si la reforma a la Ley de Arrendamientos Urbanos y Suburbanos beneficiará a los consumidores, ya que hay quienes temen más bien que se dé un encarecimiento general en el alquiler de viviendas.
Esto, porque los dueños de inmuebles podrían proyectar lo que pretenden aumentar en un periodo de tres años y después dividir ese monto durante ese lapso, para así no perder sus ganancias.
“Lo único que hará es perjudicar a la clase media, ya que los dueños de vivienda proyectarán sus ganancias y no permitirán perder dinero de esta forma”, dijo Otto Guevara, diputado del Movimiento Libertario.