Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



SUPLEMENTO SOLAR


Almacenamiento de energía evitaría el uso de fuentes no renovables

Suly Sánchez [email protected] | Miércoles 28 septiembre, 2016



En un mundo que apuesta cada vez más por el empleo de fuentes renovables de energía, el almacenamiento de esta se plantea como la clave para amortiguar la intermitencia en la producción y garantizar el abastecimiento continuo.

El almacenamiento a pequeña escala es uno de los principales elementos facilitadores en el desarrollo de la red inteligente a nivel de distribución y de comunidad de usuarios.

Se prevé también como un factor clave para la competitividad económica de las iniciativas de generación distribuida, dado que permite un aprovechamiento de las fuentes renovables del 20% al 50% sin provocar inestabilidades en la red.

Una de alternativas son las baterías avanzadas, estas darían la posibilidad a los vecindarios y comunidades de convertirse en autosuficientes en términos de energía, como ha sucedido en otros países.

“El principio básico es el almacenamiento, en el caso de la energía solar esta se produce durante solo 12 horas, por lo tanto es necesario almacenarla, las distribuidoras almacenan energía pues de lo contrario en horas de alto consumo no darían abasto, este principio se emplea también en las represas hidroeléctricas. De lo contrario no se podría subsistir con fuentes de energía renovables”, comentó Jorge Blanco, secretario de la Asociación Costarricense de Energía Solar (Acesolar).

Además, desde la liberación de mercados eléctricos a nivel mundial, el almacenamiento de energía tiene una nueva aplicación como regulador de los precios, pues posibilita el comprar energía cuando el precio sea bajo, y vender a un precio mayor, cuando este suba.

Por otra parte, el hecho de que los equipos de generación deban ser capaces de responder a los picos de la demanda hace que estén sobredimensionados lo que incrementa su costo y sus consumos. Por eso la disponibilidad de recursos de almacenamiento permite diseños más ajustados de los equipos de generación y reduce costos.

Así las cosas el almacenamiento de la energía se plantea como la gran alternativa para poder expandir la utilización de las energías renovables, para estabilizar la red eléctrica, así como para asegurar la continuidad del suministro, según Blanco.

Otra ventaja es que el avance de las tecnologías de almacenamiento permitirá la creación de políticas ambientales más innovadoras. A su vez países como China, Japón y Corea están realizando fuertes inversiones con el objetivo de desarrollar tecnologías basadas en baterías y formas de almacenamiento de energías renovables.

Formas de almacenamiento de energía
Bombeo reversible

En ella el agua se bombea hasta un pantano utilizando el excedente de electricidad y se vuelve a soltar para poner en marcha un generador cuando se necesita
energía. La hidroelectricidad bombeada tiene una eficiencia de almacenamiento de un 70–85%, es la tecnología más madura de las que se utilizan para almacenar electricidad a gran escala. China, Japón y Estados Unidos tienen muchas instalaciones con una capacidad de generación que va desde decenas de megavatios (MW) a varios gigavatios (GW).

Aire comprimido bajo tierra
Cuando la demanda de electricidad en la red local es baja, la central utiliza el exceso de energía para comprimir aire y bombearlo hacia cuevas. Luego, en momentos de gran demanda, se deja que el aire comprimido se expanda a través de turbinas situadas en la superficie para volver a generar la electricidad.
Tiene mayor densidad de energía y de potencia que la anterior. Debido a la desconexión entre el compresor y la turbina, la eficiencia es mayor que la de una turbina convencional y los costos generales tres veces menores.

Baterías
Las más interesantes para su uso en distribución son las de sodio-azufre y las de zinc-bromo.

Volantes de inercia
Una de las formas más directas de almacenar energía es utilizar un volante giratorio. Un volante es un disco cargado y descargado a través de un motor o generador. La energía eléctrica se convierte en energía cinética de rotación al pasar por el motor que acelera el volante. Cuando se necesita, esta energía cinética se extrae acoplando el volante a un generador que lo frena y produce electricidad. Tienen alta eficiencia y rapidez de respuesta.