Alimentar a empleados, propuesta en papel
“Un trabajador con el estómago lleno es más productivo, además se reducen las ausencias, lo cual se traduce en millones de ahorro”, expresa Christopher Wanjek, autor del estudio “Comida en el Trabajo”. Gerson Vargas/La República
Enviar

Empresarios obtendrían exoneraciones fiscales a cambio

Alimentar a empleados, propuesta en papel

Mala nutrición resta hasta el 20% de la productividad de las personas, según la OMS

Dentro de poco, los empleadores que así lo deseen podrían fomentar programas de alimentación saludable y gratuita para sus trabajadores, a cambio de incentivos fiscales como exoneraciones.

201311212237130.n33.jpg
De esta forma, no solo se promoverán buenos hábitos alimenticios entre los colaboradores, sino también se reducirían las ausencias por enfermedad. Al final, la suma de ambas deriva en un incremento de la productividad.
Ese es el espíritu de un proyecto de ley que se tramita en la Asamblea Legislativa, y que en estos momentos figura entre las iniciativas que están a punto de recibir aprobación en primer debate.
La idea es que los empleadores provean de manera parcial o total, el pago de un menú variado de alimentos en sus lugares de trabajo, lo cual sería deducible del pago del impuesto sobre la renta, explicó Alicia Fournier, legisladora de Liberación Nacional (PLN) que impulsa este plan.
Eso sí, bajo ninguna circunstancia el subsidio alimenticio se consideraría como parte del salario, pues la idea es que se trate de programas voluntarios de las empresas para mejorar la salud de sus colaboradores.
Bajo esa premisa, se haría una estricta evaluación, por parte de nutricionistas, de los alimentos que se ofrecerían.
“Los problemas de salud que ya enfrentamos por el sedentarismo y la mala alimentación, nos hacen pensar que es urgente crear una política de alimentación dirigida a los trabajadores costarricenses”, explicó Fournier.
Para las empresas es de vital importancia que sus trabajadores se alimenten adecuadamente, pues, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la productividad se reduce hasta en un 20% entre los colaboradores que tienen una mala nutrición.
En ese sentido, Christopher Wanjek, autor del estudio “Comida en el Trabajo” y quien participó ayer en una mesa redonda en el Congreso, determinó que los males asociados a una deficiente alimentación, tienen un fuerte impacto en la economía.
“En Estados Unidos el ausentismo en el trabajo por problemas relacionados con el sobrepeso y la obesidad ya genera pérdidas por $4,5 billones al año”, agregó Wanjek.
Otro de los participantes en el foro fue Antonio Fernándes dos Santos Neto, presidente del Sindicato de Trabajadores de Sao Paulo y quien dirigió las negociaciones que brindaron mayores beneficios a los trabajadores bajo el Gobierno de Inácio Lula da Silva en Brasil.
El sindicalista aprovechó la oportunidad para dar a conocer los buenos resultados que este tipo de proyectos tuvo en su país; por ejemplo, la disminución en la cantidad de accidentes laborales desde que se implementó.


Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios