Alimentación aliada contra el cáncer de seno
La alimentación es fundamental, se estima que mujeres con obesidad tienen 1,5 veces más probabilidades de padecer de cáncer de mama. ShutterStock/La República
Enviar

El cáncer de mama es considerado la segunda causa de muerte en las mujeres costarricenses, se estima que el 59% de los casos que se detectan en Costa Rica se presenta en edades entre los 30 y 59 años.

Aunque gran parte de la incidencia obedece en su mayoría a antecedentes familiares, se deben tener en cuenta factores como un estilo de vida saludable entre las medidas de prevención.

La alimentación es fundamental, se estima que mujeres con obesidad tienen 1,5 veces más probabilidades de padecer de cáncer de mama que aquellas cuyo peso es considerado como saludable.

Consumir al menos entre cinco y nueve porciones de frutas y vegetales al día, que incluyan colores variados, es una de las recomendaciones de la Asociación Americana de Cáncer.



También se aconseja minimizar el consumo diario de grasa, limitando especialmente aquellas de origen animal, lo mejor es optar por cortes magros y remover la piel del pollo para disminuir ese aporte, a esto se suman las técnicas de cocción como horneado, al vapor y hervido.

También es recomendable limitar el consumo de sal, carnes curadas, ahumadas y alimentos preservados con nitritos, además de poner énfasis en los antioxidantes.

“Son sustancias que pueden proteger a las células contra el daño causado por las moléculas inestables conocidas como radicales libres. El daño provocado por los radicales libres puede dar lugar a un cáncer”, dijo Gloriana Arce, nutricionista.

Los puede encontrar en la vitamina C, presente en la guayaba, kiwi, piña, naranja, limón y demás cítricos, así como en vegetales como el tomate y el chile dulce.

“Esta vitamina es necesaria para formar el colágeno, el cual es un componente esencial de las membranas de las células, las cuales sirven como barreras naturales contra las infecciones”, informó.

La vitamina E así como la A también son excelentes antioxidantes.

Además de la alimentación, se debe llevar una vida activa, así como realizarse chequeos frecuentes, tomando en cuenta que el cáncer es más prevalente en una población mucho más joven de lo que era hace diez años.

“Lo ideal es encontrar casos en estados tempranos, pues en esa etapa, la curación es más alta, además de que no habrá ningún tipo de secuela física, de ahí que es importante que toda paciente después de los 35 años se realice una valoración especializada por un senólogo, que se haga su mamografía y un ultrasonido. Esta revisión debe hacerse una vez al año y si eventualmente aparece una lesión, pueda ser detectada a tiempo. En ese caso la sobrevida es del 95% de éxito”, dijo Mejdi Yodeiri, senólogo y colaborador del Centro de Radioterapia Siglo XXI.


Recomendaciones


• Consuma entre cinco y nueve porciones de frutas y vegetales al día, que incluyan colores variados
• Minimice el consumo diario de grasa, seleccione cortes magros
• Elija técnicas de cocción como horneado, al vapor y hervido
• Limite el uso de sal, carnes curadas, ahumadas y alimentos preservados
• Seleccione alimentos ricos en antioxidantes como la guayaba, kiwi, piña, naranja, limón, tomate y chile dulce, entre otros


Ver comentarios