Enviar
Alerta roja en la PGA
Circuito de golf ve con temor y preocupación la retirada indefinida de Woods

Dinia Vargas
[email protected]ica.net

La máxima elite del golf mundial, la PGA Tour, no ha podido ocultar su preocupación ante el retiro indefinido de Tiger Woods, por lo que ven con temor e incertidumbre lo que podría generar 2010.
Ni siquiera las máximas autoridades del golf desean sentarse a hacer números de lo que podría significar la ausencia de Woods en los torneos del siguiente año.
Lo cierto es que la palabra crisis comenzaría a sonar con mucha fuerza ante una partida definitiva de Tiger. Primero, porque los múltiples patrocinadores podrían salir en estampida al no tener al mejor del mundo en los campos; segundo, porque ante la eventual falta de patrocinios, los torneos se reducirían considerablemente así como sus bolsas y, tercero, porque muchos aficionados apagarían sus televisores al no participar la máxima estrella.
La PGA, en un escueto comunicado, dijo que “las prioridades de Woods están donde ellas necesitan estar y respetaremos la petición de privacidad para su familia”. Sin embargo, aunque no lo reconoció públicamente, el comisionado de la PGA, Tim Finchem, ha mostrado su preocupación.
Para darnos cuenta de lo mínimo que podría suceder solo hay que echar un vistazo hacia atrás y recordar los ocho meses en que el golfista se ausentó de las competencias por la lesión en su rodilla izquierda.
Después de aquel espectacular desempate en el Abierto de Estados Unidos, en junio de 2008, cuando Woods le ganó lastimado a Rocco Mediate (el último de sus 14 grandes que posee) la final fue seguida por 16 millones de espectadores, el mejor registro de la NBC en 30 años.
Después de ese momento las cifras de audiencia se vinieron completamente abajo, las cadenas estadounidenses NBC y CBS calcularon una pérdida de audiencia de entre un 10% y un 20% y Golf Channel de un 30%.
“Hemos retransmitido torneos sin Tiger antes, pero todo el mundo sabe lo que significa que esté jugando él. Nos ajustaremos. Todo dependerá de lo indefinida que sea su ausencia. El golf es un deporte lo suficientemente fuerte, aunque con Woods es un deporte mucho más grande”, explicó Sean McManus, presidente de CBS.
Hasta sus rivales están atentos a lo que puede suceder con el golfista, por las consecuencias que puede traer su decisión. “El Tour tiene motivos de preocupación, porque ¿cuál es la definición de indefinido? ¿El significado de indefinido, bueno, podría ser un año debido a que hay muchas cosas por resolverse? Esa es una palabra que se nos complica”, aseguró el experimentado, Greg Norman.
Más fuerte fue John Daly al mencionar la urgente presencia de Woods en los torneos, “a Tiger lo necesitamos hoy más que nunca en nuestro Tour, por el estado actual de la economía”.
La única buena noticia que se tiene por el momento es que Woods aún no ha cancelado oficialmente su participación en el Desert Classic, en Dubái, torneo que será en febrero de 2010, lo que genera una poco de tranquilidad para todos.



Consulta: www.elpais.com y www.elsiglodetorreon.com.mx
Ver comentarios