Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Alemania siempre está

| Sábado 05 julio, 2014

Un cabezazo de Mat Hummels fue suficiente para darle la victoria a Alemania frente a Francia. Franck Fife-AFP/La República


Alemania siempre está

Los germanos tumban a Francia y jugarán su cuarta semifinal consecutiva

Un gol de cabeza del central Mat Hummels fue suficiente para convertir a Alemania en la primera semifinalista del Mundial de Brasil, tras derrotar a una meritoria selección francesa, que no tuvo remate.
Condicionados por el calor y la intensa humedad (88%), Alemania y Francia jugaron un partido de pocas revoluciones en Maracaná, que se resolvió pronto a balón parado. Por un centro de Toni Kroos y un remate de Hummels.
En un duelo muy táctico, el técnico alemán, Joachim Löw, jugó al despiste. Después de alimentar la polémica sobre el puesto Lahm, volvió a situar como lateral, pobló el centro del campo con la aportación de Thomas Müller y dio entrada en el equipo a Miroslav Klose, para fijar la defensa francesa.
La entrada del máximo goleador —con Ronaldo—, de los mundiales también surtió efecto como elemento de distracción en la primera ocasión en la que Alemania se acercó a la meta de Hugo Lloris.
A los 13 minutos, con la defensa pendiente de Klose, Hummels entró libre de marca para aprovechar una falta lanzada por Kroos, el mejor pasador del Mundial que pretende el Real Madrid, y batir de cabeza a Lloris.
Con ventaja en el marcador, el equipo de Löw quiso mantener el control por medio de la posesión, con esos pases cortos que admiraba el técnico germano de la selección española, pero se olvidó de la meta rival.
Solo Karim Benzema con cuatro disparos lo intentó más veces que todo el conjunto alemán en todo el primer tiempo, pero el atacante madridista no estuvo acertado y la meritoria reacción de “les Bleus” antes del descanso se quedó sin premio, bien por la oportuna intervención de Manuel Neuer o por el escaso acierto del punta francés.
Tras el intermedio, siguió llegando el equipo de Deschamps, cada vez jugó más tiempo en terreno alemán e hizo daño con la movilidad y el intercambio de bandas de Valbuena y Griezmann, pero siempre le faltó remate.
Ahogada por el calor, Alemania bajó tanto sus pulsaciones que acabó por perder el centro del campo. Jugó entonces Löw la carta de Schürrle, el hombre que revolucionó el partido contra Argelia y respondió Deschamps con otro delantero, Löic Remy y un centrocampista menos, Yohan Cabaye.
El arreón final francés le permitió a Alemania encontrar espacios al contragolpe y Schürrle falló la oportunidad de sentenciar, solo ante Lloris, que despejó con el pie su flojo disparo (m.82).
A la desesperada, Deschamps envió al campo un nuevo delantero, Olivier Giroud, pero su equipo, debilitado en el centro del campo, ya no tuvo fuerzas más que para una postrera acción de Benzema desbaratada por Neuer (m.93) ante un equipo alemán más práctico, que entra en semifinales con menos juego y más eficacia que en ocasiones anteriores.

Río de Janeiro/EFE