Enviar
Alemania pide acuerdo mundial sobre ambiente

Hoy arranca conferencia de la ONU sobre cambio climático

Berlín
EFE

Alemania apeló ayer a las economías emergentes a que se sumen a los esfuerzos de los países más ricos para combatir el cambio climático de modo que la conferencia de la ONU que comienza hoy en Bali sea un éxito.
Las naciones desfavorecidas tienen derecho al desarrollo, pero deben hacerlo de manera limpia y con planes de acción destinados a frenar la emisión de gases contaminantes, dijo el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Walter Steinmeier, en una reunión conjunta del grupo de los siete países más industrializados más Rusia (G8) con Brasil, México, Indonesia, Suráfrica y China (G-5).
Alemania, que ejerce hasta fin de año la presidencia el G8, considera que la clave del éxito contra el cambio climático pasa, como ya se recoge en el Protocolo de Kioto, por la creación de un mercado mundial de compra-venta de emisiones, sistema que ya ha sido implantado en la UE.
“Un mercado internacional de emisiones es esencial para lograr una reducción efectiva de las emisiones de dióxido de carbono (C02)”, dijo la titular alemana de Medioambiente, Sigmar Gabriel al intervenir en la reunión.
Agregó que espera que todos los países participantes en Bali aporten un granito de arena, incluidos los productores de petróleo.
En ese marco, Steimeier garantizó la cooperación y las ayudas de la Unión Europea a las naciones más desfavorecidas en cuanto a transferencia tecnológica y acceso al mercado de emisiones.
El ministro alemán llamó a los países a ejercer la responsabilidad en sus planes de desarrollo y se refirió a la tala indiscriminada de árboles para recordar que desforestar es como arrancar a la tierra sus pulmones.
Alabó en ese sentido los programas de reforestación que se están realizando en países como China, el mayor del mundo, un programa que se está llevando de forma similar en México, según informó la jefa de la diplomacia mexicana, Patricia Espinosa.
Espinosa, que mantuvo una entrevista bilateral con Steinmeier en su calidad de presidenta de turno del G-5, precisó que la reforestación es una prioridad en la política medioambiental de su gobierno y que el objetivo es llegar a los 230 millones de arboles.
El ministro insistió también en que el cambio climático acentuará las causas de conflictos e inestabilidad provocando mas pobreza, destrucción y desplazamientos humanos, de ahí reiteró, que “el cambio climático sea un factor clave para la seguridad”.
“Hay más gente en África que sufre de los efectos del cambio climático que de conflictos o guerras civiles”, le apoyó Gabriel.
“Seguridad global en el siglo XXI significa seguridad energética y climática”, afirmó el ministro al referirse a la creciente interrelación de los asuntos medioambientales en la política exterior.
Steinmeier defendió en su intervención el reforzamiento de la cooperación energética con el argumento de que “la cooperación es mejor que la confrontación y si no pactamos un sistema eficaz, equilibrado y transparente la confrontación será inevitable”.
“Un foro energético, válido también para el mercado del gas, impediría que las fuentes energéticas sean usadas como instrumento de poder”, agregó.
Ver comentarios