Enviar
Entre los cinco aspirantes invertirán unos ¢115 millones
Alcaldes capitalinos no gastan mucho en campaña
Johnny Araya será el que más aportará, mientras que el libertario Mario Alfaro el que menos

Escasas donaciones, inexistencia de deuda política adelantada y apatía electoral son las principales razones que señalan los candidatos a alcalde por San José, al referirse al frío ambiente electoral a siete días de los comicios.
Y es que la falta de recursos para financiar la campaña electoral fue la tónica para todos los candidatos, quienes tuvieron que recurrir a préstamos personales, aportar sus propios salarios, solicitar trabajo voluntario, pedir fiado y acudir a la ayuda de sus amigos.
Al final, entre los cincos aspirantes a la alcaldía capitalina, el gasto total ascenderá a poco más de ¢115 millones, para acceder a un gobierno local que tiene un presupuesto superior a ¢47 mil millones.
Así las cosas, las tradicionales estrategias de campaña como anuncios de televisión y radio, las páginas enteras a todo color en los periódicos y los mensajes televisados, entre otros, cedieron su espacio a técnicas menos costosas, como visitas a las comunidades puerta a puerta, dar mensajes en los autobuses y hasta repartir volantes en las calles.
De los cinco aspirantes, Johnny Araya, actual alcalde y aspirante por el Partido Liberación Nacional (PLN), puede ser considerado el más pudiente de todos, ya que tiene presupuestados alrededor de ¢60 millones en todo el proceso, incluyendo el día “D”. El verdiblanco gastará el 52% del dinero que tienen previsto invertir todos los aspirantes.
En contraposición, Mario Alfaro, aspirante por el Movimiento Libertario, será el más austero, pues sus gastos totales de campaña se calcula que no pasarán de ¢5 millones o ¢6 millones.
“Solamente para el día de las elecciones, tenemos presupuestado gastar unos ¢5 millones en transporte y alimentación. Hasta el momento, hemos recibido alrededor de ¢17,5 millones en donaciones, el resto del dinero proviene por suscripción de bonos colocados por el PLN”, dijo Orlando Guerrero, tesorero de la campaña de Araya.
Para los aspirantes a alcalde, aparte de la apatía electoral, la inexistencia de deuda adelantada por parte del Estado, afecta el llamado al voto que se pueda hacer.
“Por supuesto que los recursos son insuficientes, pero con lo poco que tenemos hemos ido trabajando, incluyendo mi salario”, concluyó Luis Polinaris, aspirante del Partido Integración Nacional, quien calcula ¢15 millones como gasto total.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios