Albino Vargas: “Desviamos la atención sobre el costo de salarios públicos”
“Estamos dispuestos a revisar los salarios de los altos jerarcas de hospitales, Aresep, magistrados y diputados, que ganan ¢15 millones o ¢20 millones y que, según ellos, requieren ayudas del IMAS”, dijo Albino Vargas, secretario de la ANEP. Archivo/La República
Enviar

Varios días después de que las aguas volvieran a la calma tras la agitación política y social de esta semana, Albino Vargas, secretario de la ANEP y coordinador del colectivo sindical Latinoamericanista Patria Justa, hace un balance positivo sobre la huelga.
Al margen de que si fue “un ensayo o no” para manifestaciones más grandes en el futuro, Vargas sonríe satisfecho al asegurar que se lograron los objetivos.
Poner sobre la mesa de discusión una ley de salario mínimo y con ello bloquear cualquier intento de revisar la compensación de los burócratas, fue un efecto colateral que ahora les hace sentirse victoriosos.

¿Propusieron los sindicatos una ley de salarios mínimos para desviar el debate sobre el costo de las remuneraciones de los burócratas?
Para nada. Rechazamos que se pretenda decir que algo tan sensible como son los salarios en el sector privado, se quiera manipular y usar como escudo para defender a los trabajadores del sector público.
Jamás sería tan maquiavélico para usar esto en defensa de los trabajadores públicos.

¿Por qué revisar los salarios mínimos en momentos en que los empleados públicos están siendo atacados por el costo de sus remuneraciones?
Si alguien revisa nuestra posición histórica sobre las remuneraciones en el sector privado, se dará cuenta de que esta propuesta no es nueva, ya que en las negociaciones con el sector empresarial, siempre hemos insistido en mejorar la capacidad adquisitiva de los trabajadores, por medio de un ajuste extraordinario.
Por otra parte, hay que recordar que la ley de salario mínimo que hoy proponemos, fue parte de los acuerdos del Melico Salazar que dieron vida a Patria Justa.

¿Tuvo la huelga como efecto colateral desviar la atención sobre el costo de los salarios públicos?
La verdad es que sí tuvo ese efecto aunque nosotros no lo pensamos.
Obviamente se desvía la atención, porque las cámaras empresariales están molestas, pensando ahora en este tema del salario mínimo, porque para ellos, lo primero son sus intereses corporativos, son ellos los que le harán ruido y nosotros estamos alegres de que eso pase.
No hubo compadre hablado con el Gobierno como dicen algunos.

¿Qué hará Patria Justa si la ley de salarios mínimos fracasa en el Congreso?
Iremos a un referendo y para ello, ya estamos buscando firmas.

¿Van ganando la batalla en comunicación?
Hubo un lapso en el que estábamos perdiendo ampliamente, ahora, con esta huelga, estamos nivelando la batalla y estamos seguros de que cuando llegue el momento, vamos ganar en el plano de comunicación, en la Asamblea y en las urnas.


¿Pusieron sobre la mesa de discusión este tema en un momento estratégico cuando se acercan las elecciones de alcalde de febrero?
Así es, el escenario electoral es el ideal para hacer una ofensiva en comunicación, ya que no me explico, cómo el PUSC, el PAC, el PLN les van a explicar a los electores, a los trabajadores que no apoyan un proyecto que viene a beneficiar a quienes ganan menos dinero.

¿Está el sector sindical dispuesto a revisar los salarios en el sector público?
Por supuesto, nunca hemos dicho que no.
Estamos dispuestos a revisar los salarios de los altos jerarcas de hospitales, Aresep, magistrados y diputados, que ganan ¢15 millones o ¢20 millones y que según ellos, requieren ayudas del IMAS.

¿Qué sigue ahora para Patria Justa?
Por ahí tenemos unos cinquitos que vamos a usar para una campaña de comunicación en medios tradicionales y redes sociales, para dar a conocer la propuesta de salario mínimo.

¿Habría más desempleo si se aprueba la ley de salario mínimo?
Son muletillas usuales de los empresarios, que sacan cada vez que se sienten amenazados, así pasó cuando se debatió la ley de aguinaldo, la creación de la Caja y otras conquistas sociales.



 


Ver comentarios