Enviar
Evo Morales obtuvo solidaridad ante crisis política en Bolivia
ALBA abre frente común ante crisis alimentaria

Líderes del bloque saludaron victoria de Fernando Lugo, presidente electo de Paraguay


Caracas
EFE

Los líderes del ALBA declararon ayer un frente común ante la crisis de alimentos, que achacaron a políticas capitalistas, y la situación en Bolivia, con cuyo presidente se solidarizaron en una cita convocada por el anfitrión, Hugo Chávez.
En esta cumbre extraordinaria en Caracas, convocada de forma inesperada en menos de 24 horas porque, según Chávez, Bolivia está “a punto de estallar”, los gobernantes de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba firmaron un acuerdo para implementar programas de soberanía y seguridad alimentaria.
Al mismo tiempo, Chávez, el presidente boliviano, Evo Morales, el nicaragüense Daniel Ortega y el vicepresidente cubano, Carlos Lage, sellaron una declaración conjunta de solidaridad con el mandatario boliviano ante la crisis política desatada en ese país.
En menos de dos horas, los líderes de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), que tomaron sucesivamente la palabra en la reunión transmitida en cadena obligatoria de radio y televisión, dieron por concluido el encuentro, en el que reiteraron sus críticas a un “orden internacional injusto”.
En el documento firmado por los gobernantes en materia alimentaria, “las partes acuerdan desarrollar programas integrales de desarrollo agroindustrial en cereales, principalmente arroz y maíz; leguminosas, fríjol; oleaginosas; carnes; leche y agua para el riego de sembrados”.
Asimismo, se comprometen para la ejecución de esos programas a “crear un fondo con un capital inicial de $100 millones”, que el jefe de Estado venezolano pidió se dirijan prioritariamente a Bolivia.
Lage dijo, por su parte, que la crisis alimentaria afecta a todo el mundo, pero “son los países pobres los más afectados, lo son las eco
nomías que no tienen respuesta ante este tipo de incremento” que obedece, según él, a un “orden internacional injusto, a guerras y a un manejo irresponsable de la economía de Estados Unidos”.
Tras la firma del acuerdo en materia alimentaria, los cuatro dirigentes del ALBA sellaron una declaración de “solidaridad” con el proceso impulsado por Morales en Bolivia y expresaron su “firme rechazo” a lo que denunciaron como “planes de desestabilización”.
“Los Gobiernos de Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela” reiteran su “solidaridad” y ratifican “su firme rechazo a los planes de desestabilización que buscan vulnerar la paz” en Bolivia, indica la declaración, que fue leída por el vicepresidente cubano.
Los presidentes indican en el documento que no reconocerán ninguna figura “que vulnere la integridad territorial de Bolivia”, en alusión al referendo de autonomía convocado el 4 de mayo en la región boliviana de Santa Cruz, y expresan su rechazo a planes secesionistas.
Instan también a la comunidad internacional a solidarizarse con el Gobierno boliviano “en su esfuerzo para garantizar la paz y la integridad territorial” del país.
La cumbre extraordinaria de Caracas permitió a los líderes de los países del ALBA, alternativa creada en 2004 en contraposición al Área de Libre Comercio (ALCA) impulsada por Estados Unidos, saludar al ex obispo paraguayo Fernando Lugo, tras su victoria en los comicios del pasado domingo.
“¡Nos faltaba un cura!”, exclamó Chávez, al destacar por tercer día consecutivo el triunfo de Lugo en las urnas.
Ver comentarios