Alajuela, territorio carmelo
Pablo Gabas buscó la anotación con su potente zurda pero el orden carmelo le obligó a bajar y marcar al hombre más peligroso, Johnny Woodly. IMAGENESENCOSTARICA.COM/LA REPÚBLICA
Enviar

Alajuela, territorio carmelo

Nuevamente Carmelita fue el némesis manudo y entre polémica consiguió el gane


201504200002110.41.png
Carmelita lo volvió a hacer, visitó la cancha del Morera Soto y venció 1-0 a un Alajuelense que cada vez ve el panorama de clasificación más rocoso.
La victoria verdolaga suscitó el enfado de los manudos, el tanto de la barriada llegó en claro fuera de juego y en el crepúsculo del partido, el central Walter Quesada no pitó penal tras agresión del guardameta a Johan Venegas.
Con rabia y sangre en la cara, el jugador reclamó airoso al finalizar el encuentro y encontró una amonestación; el colmo que ahí sí sacara la tarjeta.
No obstante, Alajuelense inició con el dominio del partido, era el dueño de la pelota.
Carmelita no se encerró en exceso como en otras oportunidades, jugaron más abiertos, líneas adelantadas y en lapsos presionaron la salida rojinegra.
Este fue el tránsito para una segunda parte, en donde Carmelita era más ordenado, y el balón pasaba en el mediocampo con más propiedad, y así era como llegaba la primera opción de gol clara, Bryan Orúe empujaba el balón adentro del marco defendido por Pemberton, después de un entrevero en el área el jugador carmelo cabeceó frente al portero erizo y silenciaba la Catedral.
Pésima marca, la defensa manuda lenta como agua estancada y queda en evidencia que la línea más floja que tienen es la retaguardia.
Nuevamente desde fuera del área los pupilos del Machillo lo intentaron.
Primero fue Alonso que remató de largo y paradón de Zamora y luego le acompañó Gabas que por poco canta el empate pero la esférica golpeó el horizontal; el ángel de la guarda acompañó al cancerbero.
Los protagonistas finales fueron Zamora y Venegas. La última jugada culminó en centro y el meta puñeteó la cara del delantero tras pésima salida de puños en su única mala acción del partido.

Walter Herrera
[email protected]

Ver comentarios