Enviar
Al borde del precipicio
El histórico River Plate a 90 minutos del descenso

River Plate, una de las históricas y más importantes instituciones futbolísticas de América, quedó el miércoles a 90 minutos del descenso tras perder 0-2 con Belgrano, en el partido de ida de la promoción del fútbol argentino.
Nadie en Argentina parece entender qué pasa con River, un equipo que la prensa de ese país dice que no tiene “respuestas futbolísticas y anímicas” y que según el diario Clarín, ni su entrenador, Juan José López, ni el resto del equipo “están a la altura de la historia” de éste club.
River pende de un milagro el próximo domingo. Pero el propio seleccionador argentino, Sergio Batista, asegura que con “esa forma de jugar” es muy difícil que pueda evitar el descenso.
Para colmo de males, en el partido del próximo domingo por acumulación de tarjetas amarillas no podrá contar con los defensas Paulo Ferrari y Adalberto Román, ni con su capitán, el centrocampista Matías Almeyda.
Y para agudizar aún más el peor momento del centenario club, la invasión de un pequeño grupo de aficionados que ingresaron tras el segundo gol del Belgrano a reclamar coraje a sus jugadores y lo del grupo de 50 hinchas que recibió al equipo con insultos a su regreso al hotel Sheraton de la ciudad de Córdoba, podrían provocar que el partido del domingo se juegue a puerta cerrada para evitar nuevos incidentes, lo que sería el acabose para un River irreconocible ante su imagen histórica.
La única salvación para el equipo de la franja roja es vencer a un Belgrano hambriento por un ascenso, que aparte de ese premio haría historia, porque provocaría el descenso de uno de los más grandes del fútbol argentino.
Desmoralizados, peleados con la prensa, con la que no hablan desde hace dos semanas y con ocho partidos sin ganar, River Plate se apresta el domingo a enfrentar el momento más decisivo de su historia; para ellos restan 90 minutos para despertar de esta pesadilla, o asistir a su funeral.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios