Enviar
Al borde del adiós

Dos derrotas consecutivas y en casa pusieron a los Rays de Tampa Bay al borde del adiós en el segundo partido de la serie de división de la Liga Americana, en el que cayeron nuevamente ante Texas, esta vez 6-0.
En este juego, y a diferencia del primero donde el pitcheo de Cliff Lee fue lo más destacable, el tercera base Michael Young fue quien se ganó todos los créditos cuando pegó un jonrón impulsador de tres carreras en la parte alta de la quinta entrada.
Antes de eso M. Treanor había anotado por error en el lanzamiento de James Shields y Ian Kinsler la había sacado por el jardín izquierdo. El mismo Kinsler, en la quinta, bateó sencillo al jardín izquierdo para que anotara y cerrara la cuenta Vladimir Guerrero.
Esa buena producción de su ofensiva le permitió al abridor C.J. Wilson, dejar el juego ganado tras lanzar seis entradas y un tercio con solo dos imparables permitidos, dos bases por bolas y siete ponches y tras completar 104 lanzamientos de los cuales 65 fueron “strikes”. Los relevistas Darren O’Day y Darren Oliver se combinaron para sacar los últimos siete “outs” del partido sin permitir tampoco hit ni carrera.
Con esta victoria los Vigilantes quedaron en las puertas de lograr por primera vez en su historia ir a la lucha por el banderín de la Americana, acabando de paso con toda una era de frustraciones por derrotas en los playoffs, para los de Texas.
El tercer partido, y que podría ser el decisivo de la serie al mejor de cinco se disputará mañana en el Rangers Ballpark, de Arlington (Texas) con los abridores, los derechos Matt Garza (15-10) por los Rays y Colby Lewis (12-13) por los Vigilantes.
En la otra serie de la Americana, los Yanquis de Nueva York también quedaron a un partido de sacar a los Mellizos de Minnesota, tras vencerlos en el segundo partido 5 a 2.

Luis Rojas y EFE
[email protected]
Ver comentarios