Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Ajustes a nuestro modelo económico

Miguel Angel Rodríguez [email protected] | Lunes 11 abril, 2016


 La respuesta que nos da ese estudio es reformas bancarias y en el mercado de trabajo, mejoras en el sistema legal y en la defensa de la propiedad y disminuir el costo de hacer negocios


Disyuntivas

Ajustes a nuestro modelo económico


En los setentas y los ochentas mucho hablamos sobre la necesidad de cambiar el modelo económico y dedicamos muchos años a realizar ajustes estructurales para logarlo. Desde hace unos cinco años he venido argumentando que de nuevo es necesario un cambio de modelo. Pero no se trata de un problema semántico. Y para tranquilizar el espíritu conservador que como sociedad ahora nos domina, y para evitar el desprestigio en que ha caído la palabra cambio, tal vez es mejor hablar de que urge realizar ajustes a nuestras instituciones y políticas económicas.
Se argumenta en diversos foros sobre las limitaciones del modelo vigente: surgimiento de una economía dual con un sector moderno exportador y con un sector tradicional rezagado; falta de conexión entre el sector exportador favorecido con exoneración de impuestos y el resto de la economía; crecimiento del desempleo sobre todo de trabajadores con poca capacitación y aumento del empleo informal; estancamiento de la pobreza y crecimiento de la desigualdad; peso creciente sobre las finanzas públicas del sector exportador promocionado, dado el aumento de su participación en la economía nacional; bajo crecimiento de la productividad.
El pasado 3 de febrero economistas del FMI publicaron “Reforma Estructural y Crecimiento de la Productividad en Economías Emergentes y en Desarrollo” en el cual (mediante las relaciones entre datos de 108 países de 1970 a 2011) concluyen que el impacto de diferentes reformas depende de la distancia entre su PIB per cápita y el de EE.UU. Forman cuatro grupos de países según aumentos de productividad para cada una de esas etapas del desarrollo.
Costa Rica está entre el segundo y el tercer grupo de países (países de renta media).
¿Qué nos dice este estudio sobre cuáles son las reforma estructurales que mayor impacto podrían tener para aumentar nuestra productividad?
La respuesta que nos da ese estudio es reformas bancarias y en el mercado de trabajo, mejoras en el sistema legal y en la defensa de la propiedad y disminuir el costo de hacer negocios.
Claro que tal como argumentábamos desde ANFE al tiempo de cambiar hacia el modelo de fomento de las exportaciones y de la inversión directa extranjera, debemos estabilizar la economía antes o simultáneamente con el ajuste estructural. Eso significa resolver el tema de gasto, disparadores del gasto, e ingresos fiscales. Al hacerlo hay que mejorar la eficiencia del gasto público sobre todo en infraestructura, educación, regulación y seguridad pública.
Además, en nuestro caso por la dualidad económica, el desempleo y la informalidad, es preciso pensar en fortalecer la capacitación de los jóvenes que no sacan bachillerato, establecer un impuesto limitado a las actividades en zonas francas cuando venza el periodo establecido en la última reforma y descubrir y erradicar problemas que afecten la productividad de los sectores tradicionales.
Cada uno de estos temas amerita adecuado análisis técnico y político, y sobre todo decisiones concretas. Y —como en el pasado— amerita la participación no solo de los actores políticos y los grupos de interés sino también de entidades como ANFE, la Academia de Centroamérica, el Estado de la Nación y las universidades.

Miguel Ángel Rodríguez


NOTAS ANTERIORES


Días variopintos

Jueves 13 diciembre, 2018

La tragicomedia nacional se carga con un poco de ironía pues fue la Administración Solís Rivera, ...