Enviar
Ahorro sin excepciones


No existe lugar, sector o actividad productiva que hasta el momento no se haya visto golpeado por la imparable escalada en los precios del petróleo, que por cierto el pasado viernes alcanzó nuevos récords al superar los $142 por barril.
Es así como hasta las economías más estables se han visto en la obligación de crear planes alternativos o estrategias de ahorro para, en la medida de lo posible, lograr reducir la factura petrolera o disminuir su dependencia del crudo.
Las circunstancias están obligando prácticamente al mundo entero a hacer un uso más responsable de las fuentes de energía y en esta causa nadie debe quedar excluido.
Costa Rica no es la excepción y ante la insistencia de distintos sectores, el Gobierno anunció una serie de medidas para aplacar los efectos que ya se habían hecho sentir.
No obstante, para bajar el consumo de combustibles se requiere un esfuerzo de todos los habitantes de este país.
Entre de los primeros actores de la sociedad llamados a predicar con el ejemplo están los diputados, los padres de la patria, los más fieles representantes del pueblo, quienes deben ser un espejo de la realidad nacional.
Sin embargo, lejos de solidarizarse con la clase trabajadora y el sector industrial, afectado por las fluctuaciones de los precios internacionales del petróleo, los legisladores se niegan a renunciar a un régimen de beneficios propio de las épocas de bonanza.
En su edición de hoy LA REPUBLICA explora a profundidad en el gasto de combustibles que se hace en la Asamblea Legislativa, el cual a la fecha se cuantifica en $18 millones mensuales, considerando que cada diputado recibe 500 litros de gasolina súper.
Para no renunciar a este incentivo, que en la realidad se traduce a una cuota superior a la que requiere un taxi para circular durante todo el mes, los congresistas han esgrimido una serie de argumentos.
Una mayoría sostiene que las cuotas de combustible representan parte de su salario, un sueldo que desde que iniciaron su gestión los diputados se ha incrementado en un 32% debido a la escalada en los precios de aquel. Un porcentaje que no es proporcional a la inflación durante el mismo periodo.
En momentos difíciles cualquier ayuda es bien recibida y en época de vacas flacas, como el mismo Presidente ha denominado a la venidera, el ahorro es el mejor aliado, sin excepciones.
Ver comentarios