Enviar
Ahorro, base para el crecimiento

Antes de sentarse a pensar dónde invertir su dinero, es indispensable verificar que efectivamente tiene recursos excedentes que puede acumular y rentabilizar a través de una cuenta de ahorros, un certificado, un fondo de inversión o incluso en una cuenta con un puesto de bolsa.
No es muy inteligente colocar parte de los ingresos en un certificado a plazo o en un fondo de inversión con permanencia a tres meses, por ejemplo, si en poco tiempo tiene que sacarlos porque los necesita para atender sus obligaciones.
En ese caso tendría que pasar por la pena de volver a la entidad donde hizo el depósito para que le devuelvan su dinero, previo pago de una multa por retiro anticipado (es decir, podría hasta recibir menos dinero de lo que depositó), o lo que sería peor, pedir dinero prestado con lo que lo que el pago de intereses es mayor a lo que le toca recibir de ganancias.
Aunque parece algo muy lógico de decir, no son pocas las personas que incurren en este error, simplemente porque no saben planificar su ahorro ni qué quieren hacer con él.

Estableciendo prioridades
Antes de abordar el tema de cuánto ahorrar, es importante establecer que todas las personas tienen la capacidad para guardar algo de dinero, sin importar cuán pequeño es el monto del ahorro.
Aunque no lo queramos aceptar, todos tenemos algunos gastos de los que podemos prescindir, si es que aspiramos a metas mayores.
Por ejemplo, sin dejar de lado la recreación, se puede evitar salir todos los fines de semana, almorzar en restaurantes caros o disminuir las salidas en el vehículo o el taxi.
Es necesario revisar las compras en el supermercado, para maximizar el dinero que gastamos y evitar, en la medida de lo posible, la tentación por despilfarrar los ingresos en los centros comerciales.
Las cosas prioritarias como la alimentación, el vestido, los gastos rutinarios del hogar y las deudas no pueden dejarse de lado.
Ahora sí, viene la pregunta: ¿y para qué ahorrar?
Todos tenemos objetivos en nuestra vida, y los materiales no son de menospreciar. Un auto mejor, una casa más grande, un viaje, etc. Se pueden lograr todas estas cosas también pidiendo prestado, pero si no hay una cultura de ahorro, es decir, de sacrificar parte de los recursos que ganamos, será difícil que también podamos asumir deudas nuevas.

Recuadro: Sépalo

-Todos tienen capacidad de ahorrar. Lo que se necesita es voluntad para hacerlo y orden.

-Defina un objetivo para su ahorro: para compras navideñas, para la prima de un automóvil o su casa, unas vacaciones, una pensión.

-Elimine gastos superfluos, evite la tentación de hacer compras compulsivas, dosifique sus salidas. Para una mejor distribución de sus ingresos y gastos elabore un presupuesto.(*)

-Tenga una disciplina de ahorro. Esto le ayudará a crear un hábito sano que puede transmitir a sus hijos.

-Con dinero ahorrado podrá sobrellevar mejor eventuales crisis financieras.

*En una próxima edición se explicará en detalle cómo hacer un presupuesto.

Ver comentarios