Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Ahorrantes están desprotegidos

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 28 noviembre, 2011



• Solo los bancos públicos tienen garantía para sus clientes
Ahorrantes están desprotegidos
• Ley para crear un fondo para asegurar depósitos de ahorrantes en bancos privados está estancada en la Asamblea Legislativa

Si un banco privado quiebra en Costa Rica sus ahorrantes no tienen un fondo que les asegure la recuperación de sus ahorros de manera efectiva. Es por ello que se impulsa una ley para la creación de un seguro de depósitos que pueda hacer frente a casos como los que han sucedido en países como Estados Unidos en la crisis de 2009, ante la quiebra del gigante financiero Lehmann Brothers.
Pero el paso en la Asamblea Legislativa es realmente lento y existen frenos para su aprobación.
El primer obstáculo es de dónde vendrá el dinero. La propuesta es que sean primas pagadas por los mismos ahorrantes, pero los bancos tienen sus reservas del impacto de estas primas en sus balances en el marco de todas las normativas que deben cumplir ante la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).
Una solución parcial es que los bancos agremiados en la Asociación Bancaria Costarricense (ABC) trasladen el dinero de un fondo de $31 millones que tienen pero que está en medio de un pleito legal.
“No tenemos ningún problema en que el Fondo de Garantía ABC sea parte del capital semilla de un nuevo fondo de seguro de depósitos. Estamos totalmente confortables con eso, en tanto que se tome en cuenta que ese capital es parte de la contribución de nuestras instituciones”, expresó Jean-Luc Rich, gerente general de Scotiabank, en la comparecencia ante la comisión legislativa.
Pero esos $31 millones no son suficientes y ese fondo ha tenido problemas para funcionar, dado que hubo quejas de que no se usó en los casos de quiebra de los bancos Elca, Federado y el Banco de Cooperación.
“Es preocupante tener a los ahorrantes de bancos privados 100% expuestos a todo. Y aunque los bancos públicos tienen una garantía subsidiaria del Estado, basta recordar el caso del Banco Anglo para ver cómo el pago a los clientes se tardó años”, explica Patricia Pérez, miembro de la comisión que tiene el proyecto de ley.
Otro freno es qué pasa si el dinero no alcanza.
“Lo que se acostumbra es que parte de las ganancias de los bancos se capitalicen en estos sistemas de seguros y reaseguros para que el sistema sea seguro y no solo el banco, no conozco muy bien la ley pero al parecer quieren otra vez meterle mano a esto al sector público”, dijo el economista Leiner Vargas.
Esta preocupación también fue externada por el director del Banco Central, Bernal Jiménez, en su comparecencia ante la Asamblea Legislativa en setiembre.
Pero la tardanza del proyecto se agrava, dado que no se tienen razones de verdadero peso para los atrasos, ya que existe la anuencia de los banqueros privados de aportar un capital semilla para construir ese fondo, y ya se hizo la consulta respectiva a la Sugef sobre el efecto que tendría en los bancos que estos cobraran una prima para consolidar ese fondo, y lo único que hay que hacer es convocarlo en diciembre para trabajarlo, explica Pérez.
Otra oportunidad de mejora es que el proyecto no contempla cubrir a financieras ni cooperativas de ahorro y crédito, que como vimos pueden hacer mucho daño al quebrar, como pasó con Coopemex en 2010.
Lo que sí es cierto es que, si el proyecto no es convocado, son los ahorrantes los más expuestos a perder su dinero en caso de crisis, que como vimos en años recientes es posible que suceda.

Carolina Acuña
[email protected]