Enviar

Ahogados en el canal

Alajuelense decepcionó por completo en su presentación en la Concachampions

201308222349340.a3.jpg
Jerry Palacios gozó de varias alternativas para marcar, pero su dirección anduvo perdida y no pudo evitar la derrota de Alajuelense. www.imagenesencostarica.com/La República

Poco, la verdad muy poco fue lo que ofreció la Liga Deportiva Alajuelense ante un desconocido San Miguelito de Panamá, que sin mostrar gran cosa, le bastó para lograr la primera victoria en la Liga de Campeones de la Concacaf.

201308222352060.a33.jpg
Los canaleros, que apenas tienen su segundo compromiso internacional, desnudaron las falencias de Alajuelense, no solo en la parte defensiva, sino en ofensiva, que aporta muy poco.
El marcador final fue de 1 a 0 favorable al Sporting San Miguelito, pero bien pudo haber sido de 4 a 2, siempre favorable a los panameños, que sobre todo en el primer tiempo, fueron superiores a la Liga.
Y es que Alajuelense se aproximó a la meta de Alex Rodríguez, sin duda la figura del compromiso, hasta el minuto 21, cuando Jerry Palacios, de deslucida participación, falló la primera de al menos cuatro alternativas que tuvo.
Pero antes de eso, los manudos se habían salvado unas tres veces, siendo la más clara al minuto 10, cuando Alcibiades Rojas, con todo el marco a su disposición, remató de cabeza y la pelota salió ligeramente desviada.
La medular de Alajuelense no generaba nada, ni siquiera eran capaces de llevar la pelota a la meta rival, mientras que la defensa, cargada de limitaciones, sufría para controlar los embates de los atrevidos panameños.
La mejor opción de marcar la quitó con un paradón Patrick Pemberton ante remate desde fuera del área de Aramis Haywood, que terminó en tiro de esquina, en momentos en que el dominio era total.
Y tuvo su recompensa, su premio por ser mejor en la cancha, en una gran definición de John Michael Pretelt, quien quedó solo ante Pemberton, y pese a tener solo 17 años, tocó con elegancia, para mandar el balón al fondo de la meta nacional.
Ese gol bastó, porque en la complementaria, aunque la Liga, más con vocación que con una idea clara de juego, se fue encima del rival, no generó muchas opciones y cuando pudo marcar apareció Rodríguez para, con paradas sensacionales, mantener su marco en cero.
La Liga empezó mal, muy mal, complicó sus aspiraciones y ahora ya depende de un casi milagro, a gestarse a partir de la otra semana cuando reciba al América de México.


Cristian Williams Méndez
[email protected]

Ver comentarios