Ahmadineyad tiende mano a Egipto
La reunión de Mahmud Ahmadineyad con el presidente egipcio, Mohamed Mursi, era la más esperada para la diplomacia iraní, acorralada internacionalmente por su polémico programa nuclear. AFP/La República
Enviar

"Si los dos pueblos están unidos en esta etapa de desarrollo ocuparán un lugar importante en el mundo, y la región y el mundo se beneficiarán"


Ahmadineyad tiende mano a Egipto 

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, inició ayer en El Cairo una visita histórica orientada a tender puentes y dejar atrás más de tres décadas de enfriamiento con Egipto, lo que no evitó que recibiera las críticas del clero suní.
Con motivo de la XII cumbre de la Organización de la Cooperación Islámica (OCI), que comienza hoy, Ahmadineyad aterrizó en el aeropuerto cairota en el primer viaje a Egipto de un jefe de Estado iraní desde 1979, cuando ambos países rompieron relaciones tras el triunfo de la revolución que depuso al sha Mohamed Reza Pahlevi.
Sin embargo, el contexto ha cambiado 34 años después de esa fecha y el presidente iraní parece dispuesto a iniciar una nueva era con Egipto, que también ha experimentado un proceso revolucionario y ha vivido la llegada de los islamistas al poder tras la caída de Hosni Mubarak.
Por eso, la reunión de Ahmadineyad con el presidente egipcio, Mohamed Mursi, era la más esperada para la diplomacia iraní, acorralada internacionalmente por su polémico programa nuclear y su enemistad con Israel.
Tras aterrizar en El Cairo, el mandatario iraní se reunió en el mismo aeropuerto con Mursi, con quien conversó sobre la situación regional y el conflicto en Siria, pero en especial sobre las formas de reforzar los lazos bilaterales.
"Si los dos pueblos están unidos en esta etapa de desarrollo ocuparán un lugar importante en el mundo, y la región y el mundo se beneficiarán", aseguró Ahmadineyad horas más tarde, tras reunirse con el jeque de Al Azhar, la más prestigiosa institución del islam suní, Ahmed al Tayeb.
El mandatario de Irán, la mayor potencia chií, mostró su esperanza de que su viaje a El Cairo sea "el comienzo de un intercambio de visitas mutuas", al tiempo que aseveró que "Egipto y su pueblo están en el corazón del pueblo iraní".
La visita llega en un momento complicado para Ahmadineyad dentro de Irán, pues coincide con la detención ayer del ex fiscal general de Teherán Said Mortazavi, uno de sus hombres más cercanos, acusado de torturar hasta la muerte a opositores.

El Cairo/EFE

Ver comentarios